SHARE
Las altas temperaturas han disparado el consumo eléctrico

El impacto del “verano abrasador” que vive España en las últimas semanas está siendo significativo en la producción y el consumo eléctricos, que supera límites casi a diario. El segundo de ellos se ha disparado a sus niveles máximos, cuyo récord anual se ha batido este lunes a mediodía, con un total de 39.277 megavatios, que a su vez baten el registro también máximo del pasado viernes, cuando se situó en 37.363 megawatios. En el momento del máximo, el carbón era la fuente más empleada, con un 22%, por el 15,7% de los ciclos combinados de gas, el 5% de la nuclear, el 13% de la hidráulica, el 11% de la eólica, el 7,6% de la fotovoltaica y el 5,5% de la termosolar. Desde junio de 2012 no se registraban consumos similares, muy por encima de los máximos obtenidos en los dos ejercicios intermedios. No obstante, los valores de verano son inferiores a los registrados en invierno, cuyo máximo histórico superó los 45.400 megawatios en el año 2007.

Además, la repercusión de las altas temperaturas también es especialmente preocupante en el ámbito fotovoltaico, cuya producción se resiente notablemente con el calor. Así, las centrales solares están cayendo un 27,7%, según los datos previos de Red Eléctrica, aunque se trata de mediciones no totalmente validadas mientras no se realice la medición del parque total de plantas instaladas. En todo caso, no hay unanimidad a la hora de valorar ese porcentaje de pérdida en la producción, pero los niveles medios a temperaturas tan elevadas estarían en torno al 20 ó 25%. Lo que sí parece claro es que a medida que la temperatura aumenta, las pérdidas crecen también en progresión geométrica, de manera que el efecto de estas semanas estaría siendo muy perjudicial, con datos registrados de inversores por encima de los 50 grados centígrados y paneles que superan los 40 grados.