Conecta con nosotros

Energía

La luz baja hasta que pasen las elecciones

Publicado

el

Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno

El Gobierno anunció el pasado viernes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros un descenso aproximado de la factura de la luz del 2,2% para los consumidores domésticos, que estará vigente desde el próximo 1 de agosto. No obstante, el decreto ley que publica esta reforma de la tarifa en el Boletín Oficial del Estado incluye también la subida a partir del 1 de enero del próximo año. De ese modo estaríamos ante un descenso de la tarifa mientras dure el “impasse” electoral, que es donde se cosechan los votos, pero con caducidad a la vuelta de la fecha de los comicios.

La medida se explica mediante la reducción de un 4% de la parte regulada del recibo, que implica una reducción en la factura de en torno al citado 2,2%. La partida que se reduce no es otra que la de los llamados “pagos unitarios por capacidad”. Según el Gobierno, gracias a la reforma ya se podían haber bajado desde comienzos de año, pero no se hizo “por criterios de prudencia”, y ahora resulta que la recaudación excede a lo previsto para el año, así que pueden bajarse desde ya, pero para hacerla en términos anuales, se aprueba una bajada mayor entre agosto y diciembre, que compense no haberla hecho antes del verano. De ese modo se llega a la reducción de la que hablo la vicepresidenta en la citada rueda de prensa del viernes, del 2,2% de la factura. Le faltó añadir, eso sí, que en el decreto ley se contempla también una subida desde el 1 de enero de 2016, que dejaría la reducción aproximadamente en menos de la mitad de lo previsto.

El decreto ley añade que “de forma excepcional y siempre que se garantice la seguridad y la sostenibilidad económica y financiera del sistema, con las condiciones que el Gobierno regule, se podrán establecer reducciones de peajes, cargos y costes para determinadas categorías de consumidores de baja tensión de la modalidad de suministro con autoconsumo”. De esta forma deja la opción de aprobar dichas rebajas, pero no las concreta.