SHARE
La CNMC sanciona a Endesa por incumplir los requisitos de formalización y apoderamiento de los clientes

Endesa formalizó tres contratos de suministro eléctrico sin contar con el consentimiento de un particular, pero precisamente el titular del contrato había fallecido casi 5 meses antes del inicio del servicio y los hechos fueron denunciados por sus herederos ante la CNMC. Por ello, Competencia ha sancionado a la compañía con 300.000 euros por tres infracciones graves como consecuencia del incumplimiento reiterado de los requisitos establecidos para la formalización de contratos de suministros de energía eléctrica, así como de las condiciones de contratación y apoderamiento de los clientes. Se trata de infracciones graves contrarias a la Ley del Sector Eléctrico, al acreditarse que la conducta del comercializador se ha producido de manera reiterada.

La CNMC inició esta investigación tras la denuncia de un particular en la que alertaba del cambio de suministrador sin consentimiento en tres viviendas de las que era heredero. En concreto, el denunciante afirma que al comprobar el aumento de los importes de las facturas, tiene conocimiento de que se ha producido un cambio de Endesa Energía XXI, S.L., a Endesa Energía, S.A., es decir, del mercado regulado al mercado libre. Además, se ha cambiado la tarifa aplicable, la potencia y la tensión de los suministros.

En consecuencia, se ha acreditado que la eléctrica no cumplió con los requisitos establecidos para la formalización de contratos, al suscribir tres contratos de manera presencial con una persona fallecida (el titular de los contratos falleció más de cuatro meses antes de la formalización “presencial” de los mismos). Del mismo modo, también está comprobado que no coincidían las firmas de los contratos y de la persona fallecida. Además, la devolución de los puntos de suministro con la comercializadora (regulada) comportaba un reconocimiento tácito del cambio irregular. Por lo tanto, Endesa es responsable de tres infracciones graves de acuerdo al artículo 65.23 de la Ley del Sector Eléctrico, por el incumplimiento reiterado de los requisitos establecidos para la formalización de contratos de suministros de energía eléctrica, así como de las condiciones de contratación y apoderamiento de los clientes.

En todo 2019, la CNMC ha impuesto multas a las comercializadoras de electricidad y gas que se acercaron a los 2 millones de euros por incumplir las medidas de protección al consumidor, formalización de contratos de electricidad y gas sin contar con el consentimiento de los particulares. En 2017 y 2018, las sanciones superaron el 1.600.000 euros  por prácticas similares.