SHARE
Comunicado de Femete de respaldo a Asinelte

La asociación de instalaciones eléctricas sufre una “actitud prepotente” de la distribuidora tras quejarse, públicamente, de que no ofrecen un buen servicio a las empresas y a la ciudadanía. Así lo denuncia Femete, Federación del Metal tinerfeña que ha mostrado “su más absoluta repulsa por las represalias que ha sufrido la Asociación de Empresas de Instalaciones Eléctricas y Telecomunicaciones de la provincia tinerfeña desde Endesa”, precisamente un día después de que esta asociación empresarial se dirigiese a los medios de comunicación para lamentar que la distribuidora eléctrica ralentiza gravemente su trabajo y perjudica el servicio a la ciudadanía.

 

Desde Femete aprovechan también para transmitir “nuestro máximo apoyo a Asinelte tras las represalias que ha recibido a través de un correo electrónico firmado con nombre y apellidos por un alto cargo de Endesa en Canarias, un castigo que se concreta en que han eliminado el canal directo de comunicación que mantenían abierto”, y añaden con contundencia, “no vamos a permitir tan injusto abuso de poder, actitudes prepotentes, inauditas en una sociedad moderna como la nuestra. No pedimos ningún favor. Solo recordamos a la distribuidora eléctrica que es una empresa privada que debe prestar un servicio público. Solo reclamamos que atienda a las empresas de instalaciones, que cumpla los plazos que marca la ley. Para colmo, estos incumplimientos favorecen la economía sumergida. Es un círculo vicioso que debemos impedir que continúe”, afirma el comunicado.

 

“Nuestro máximo apoyo a Asinelte tras las represalias que ha recibido a través de un correo electrónico firmado con nombre y apellidos por un alto cargo de Endesa en Canarias”

 

 

“Es un gravísimo problema que no solo sufren las empresas de Asinelte, sino otros muchos colectivos empresariales y profesionales. Afecta desde a una familia que se queda sin luz por un impago a una solicitud de instalación para un negocio. Desde poner un contador hasta realizar una ampliación de potencia. Son servicios que se frenan y que dañan a toda la ciudadanía. No queremos que nos traten mejor ni peor. Simplemente, solicitamos que nos atiendan, que nos pongan un interlocutor válido para agilizar los trámites y así cumplir los tiempos que la normativa establece”, aseguran desde la Federación tinerfeña.

 

“Haremos un frente común. Ya está bien que nos toreen. Es una empresa privada que no cumple con el servicio público que debe prestar”

 

 

Femete asegura también que “la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias comparte nuestro criterio y ya nos ha brindado su apoyo en diferentes reuniones de trabajo con la Dirección General de Energía. También nos hemos reunido con CEOE, Fepeco, colegios profesionales… Y ahora vamos a contactar a nivel nacional con la Federación de Empresas de Instalaciones de España (Fenie) y la Confederación Española de Organizaciones Empresariales del Metal (Confemetal). Haremos un frente común. Ya está bien que nos toreen. Es una empresa privada que no cumple con el servicio público que debe prestar. Cuando tenemos un problema con el agua, en cualquier ayuntamiento tenemos al menos una oficina de atención al público donde atienden y dan soluciones. ¿Qué pasa con la electricidad? ¿Qué pasa con Endesa? ¿Por qué no dan la cara y nos dan una explicación?”, manifiesta la federación empresarial.

 

“Endesa incumple los plazos que establece la ley para la respuesta técnica de solicitudes, puntos de enganche, soluciones económico-administrativas de extensiones de red, problemática revisión de expedientes, etc…”

 

 

Femete concluye reiterando que “Endesa incumple los plazos que establece la ley para la respuesta técnica de solicitudes, puntos de enganche, soluciones económico-administrativas de extensiones de red, problemática revisión de expedientes, etc., afectando muchísimo a los servicios que ofrecemos. Al mismo tiempo, no existe una comunicación directa con Endesa para resolver problemas técnicos que surgen en las obras y que causan retrasos considerables en los plazos que deben cumplirse. Detectamos que el motivo principal de que se produzcan estos problemas se refleja en el funcionamiento interno de Endesa, con ajustes de plantilla que no se cubren y por un organigrama interno que desconocen la mayoría de los profesionales y el personal técnico del sector eléctrico”.