SHARE
Fegicat traslada al conseller de Trabajo de la Generalitat la escasez de personal cualificado

La Federación de Gremios de Instaladores de Catalunya, FEGICAT, se reunió la pasada semana con el conseller de Trabajo de la Generalitat, Chakir El Homrani Lesfar, para informarle sobre los principales problemas que afectan al colectivo de empresas instaladoras. La falta de personal cualificado, la creación de vocación en las futuras generaciones, las problemáticas en la contratación, el intrusismo y la estrategia catalana de formación y cualificación profesional fueron los principales temas tratados en la reunión y sobre los que la propia Consellería se comprometió a iniciar acciones concretas conjuntamente con Fegicat.

Fegicat argumenta que la tecnificación de la actividad de las empresas instaladoras, así como el crecimiento y las buenas perspectivas de las energías renovables, han contribuido a que demanden la incorporación de personal cualificado, a lo que el mercado de trabajo no puede dar respuesta por el momento. De esta manera, actualmente hay una gran carencia de profesionales lo suficientemente preparados para afrontar las necesidades laborales en estas tareas. Fegicat también alude a la notable estabilidad laboral de la profesión y a los elevados salarios que se pagan, en contraposición con el también elevado índice de paro juvenil, lo que hace que sea aún más inexplicable la circunstancia anterior. El conseller se comprometió a poner en marcha una mesa de trabajo con el Servicio de Ocupación de Catalunya, la Dirección General de Formación Profesional y la propia Fegicat, de cara a intentar paliar este problema.

Desde la Federación se insistió también en la importancia y preocupación acerca del intrusismo que sufre el sector y anunció al conseller la creación de un canal de denuncias anónimas, que luego transmitirá a Inspección de Trabajo para que pueda actuar sobre las infracciones. El propio conseller informó sobre la opción de explorar la posibilidad de que los cuerpos policiales locales puedan trabajar conjuntamente con la propia Inspección para facilitar su actuación.

En relación con la formación, desde Fegicat se manifestó la preocupación por el cierre de líneas de formación profesional en centros públicos, así como por la falta de divulgación sobre las necesidades actuales del mercado laboral y las futuras. Según sus responsables, “es más necesario que nunca que la Estrategia Catalana de Formación y Cualificación Profesionales se implemente con la máxima agilidad posible”.

La Federación integra a una veintena de asociaciones territoriales, 5.600 empresas instaladoras, con 29.500 trabajadores directos y una facturación anual aproximada de 1.350 millones de euros.