Conecta con nosotros

Tarifas eléctricas

¿Limitar el precio de las energías renovables para lograr abaratar la factura eléctrica?

Publicado

el

¿Limitar el precio de las energías renovables para lograr abaratar la factura eléctrica?

La Comisión Europea estaría estudiando fórmulas para intervenir en el mercado energético y tratar de controlar la factura de la luz y una de las principales opciones sería la de limitar el importe que las compañías cobran de las tecnologías más baratas, entre las que se encuentran las de origen renovable. Además también estaría barajando concienciar a la población y los consumidores, pero también a las empresas sobre la necesidad de llevar a cabo una “reducción coordinada de la demanda de energía”.

 

Sin embargo, las previsiones no se centran en adoptar el mismo mecanismo que han empleado España y Portugal y ya conocido como la “excepción ibérica”, porque consideran que podría ser contraproducente respecto a los esfuerzos que ya se realizan para reducir el consumo de la energía que se genera con combustibles fósiles. El lunes, la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen, dejó caer que se estudiaban las posibles iniciativas de intervención en el mercado, cuyas limitaciones se han visto acentuadas en la actual situación de crisis de precios. Han sido varios los gobiernos europeos que han puesto la alarma sobre esta situación de alza de precios y, por este motivo, los ministros europeos del ramo se reúnen este viernes para barajar las opciones planteadas por los expertos técnicos.

 

Los consumidores y Hacienda, los más beneficiados

La opción que parece resultar con más adeptos dentro de los citados expertos consiste en limitar el precio para las generadoras que no utilicen el gas en su producción, como las renovables y las nucleares. Esas instalaciones se benefician de los altos precios determinados por las centrales más caras (de carbón o de gas), que son las que cubren las puntas de demanda y aquellas que terminan fijando el precio para todas las demás en el pool o mercado mayorista. Hasta ahora, este asunto se ha abordado a través de la fiscalidad, o lo que es lo mismo, centse en los impuestos que se aplican a los ingresos, pero sin variar el funcionamiento del mercado y sin concretar el destino de esos impuestos. Si se hiciera del modo que se plantea, a través de un tope de precio para estas tecnologías, se evitarían posibles litigios y problemas de distorsiones en el propio mercado. Además, los beneficiados serían directa e íntegramente los propios consumidores y se evitaría también que el efecto adverso sea para Hacienda, tal y como ocurre si se efectúa mediante una reducción fiscal.

El elevadísimo precio del gas ha hecho que las fuentes de energía que no lo emplean logren una rentabilidad desproporcionada y, en el caso de las renovables además, los costes de producción se han reducido mucho. Ya Bruselas ha recomendado gravar este exceso de beneficios a los estados, de forma que optar por esta vía parece la solución más lógica. El mecanismo marginalista para determinar los precios quería fomentar la inversión en energías renovables, pero la situación actual ha desbordado cualquier previsión anterior.

 

Obligar a la reducción de la demanda

Además, los expertos técnicos europeos también han planteado medidas obligatorias de reducción de demanda, con la propuesta de fijar un objetivo concreto para esa reducción, sobre todo en las horas de mayor consumo. El objetivo final de las iniciativas sería reducir el impacto de los altos precios y favorecer el aprovisionamiento eléctrico y se cree que podría ser una medida implementable a corto plazo, para que sea puesta en marcha con rapidez. Aunque para el sector renovable podría repercutir en un aumento de la incertidumbre y el impacto para las empresas sería mayor que con adoptando un tope para el gas. En todo caso, todo ello se debatirá este viernes 9 de septiembre, en Bruselas, durante la reunión del Consejo Extraordinario de ministros de Energía de la UE.