SHARE
Alianza empresarial para contribuir a reducir la brecha digital

Fundación CEOE, Ecotic, Ambilamp, Ecoasimelec, Ecofimática, Ecolec, Ecolum, y ERP España se han aliado para realizar una recogida selectiva de ordenadores y tabletas a nivel estatal entre el tejido empresarial con fines solidarios.

 

El acuerdo prevé que los dispositivos reacondicionados se entregarán a las entidades sociales colaboradoras de Fundación CEOE que lo soliciten, que serán las encargadas de distribuirlos. Se trata de una iniciativa ideada para impulsar una nueva edición de la campaña Digitalización Sostenible, que en esta ocasión quiere implicar al tejido empresarial de todo el Estado, a través de una recogida selectiva de dispositivos electrónicos en los centros de trabajo con una finalidad solidaria: reducir la brecha digital para contribuir al fomento del acceso universal a la tecnología.

La idea original surgió de la empresa de hipermercados y supermercados Alcampo, que planteó a la Fundación Ecotic llevar a cabo una recogida selectiva de ordenadores y tabletas en empresas. Partiendo de esta propuesta, Fundación CEOE y los principales Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP) en el ámbito del reciclaje electrónico (Fundación Ecotic, Ambilamp, Ecoasimelec, Ecofimática, Fundación Ecolec, Ecolum y ERP España) han decidido contribuir e impulsar una campaña solidaria a nivel estatal, contando con la colaboración del estudio de ecoinnovación inèdit, empresa del parque de investigación de la UAB, y de la Fundación Seur.

 

Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030

Estas dos últimas entidades colaboran desinteresadamente para contabilizar la reducción de la huella de carbono y distribuir los aparatos reacondicionados entre las ONG. La acción impulsa la economía circular y se alinea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas. El objetivo principal de la campaña es dar una segunda vida a los residuos de ordenadores y tabletas aportados por las empresas, así como vehicular las donaciones de equipos nuevos que estén en disposición de hacer, a fin de ayudar a personas con dificultades de acceso a la tecnología, y reducir a su vez la generación de residuos para proteger el medio ambiente. Los Sistemas Colectivos implicados pondrán a disposición de todas las empresas que participen en la campaña contenedores para la recogida selectiva de los dispositivos en desuso, que pueden aportar tanto las propias direcciones empresariales como sus trabajadores a nivel particular.

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, animó a las empresas y autónomos a sumarse a esta iniciativa, en tanto que “ayudará a avanzar en varios objetivos: reducir la generación de residuos electrónicos y su impacto ambiental o fomentar la economía circular”. Hasta cinco Objetivos de Desarrollo Sostenible se podrán cumplir con estas acciones, dijo antes de poner énfasis en que el proyecto está “enfocado a la acción social de reducción de la brecha digital”.

 

Ejemplo del reciclaje

La reutilización y el reciclaje son dos elementos clave para el desarrollo de un modelo productivo más eficiente y sostenible, que minimice el uso de los recursos naturales finitos y tenga como prioridad la protección del medio ambiente, y para ello es fundamental contar con la implicación de las empresas. Para Juan Carlos Enrique, director general de Ambilamp, “el sector del reciclado puede y debe dar ejemplo con acciones como ésta, ya que es así como podemos ayudar a reducir la brecha digital en los colectivos más vulnerables”. Por su parte, José Pérez, consejero delegado de Recyclia, asegura que “la crisis sanitaria y económica que atravesamos ha evidenciado y ahondado todavía más la brecha digital existente en nuestro país. De ahí la importancia de promover un proyecto como éste que, además de contribuir a reducir esta desigualdad de oportunidades, permite hacer frente al problema que supone la proliferación de los residuos electrónicos, priorizando su reutilización y reciclaje”.

Según datos de OfiRaee, la oficina de coordinación que agrupa a los sistemas colectivos de responsabilidad ampliada del productor (SCRAP), toda la actividad de reciclaje durante 2019 supuso gestionar 328.686 toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), procedentes tanto del ámbito doméstico como profesional, lo que equivale a 6,94 kilogramos por habitante, por encima del objetivo mínimo establecido de 6,41 kilogramos por habitante.