SHARE
Una batería de ion-litio podría alimentar un vehículo eléctrico durante 1.000 kilómetros

Los coches eléctricos del futuro podrían contar con una batería formada por electrolitos inorgánicos no inflamables y con mayor autonomía. En concreto, el modelo de Innolith Energy podría alimentar un vehículo eléctrico durante 1.000 kilómetros con una sola carga. Innolith AG es una compañía de origen suizo que desarrolla en la actualidad la primera batería recargable de 1000 Wh/kg. En lugar del modelo convencional de batería para vehículo eléctrico, que emplea un electrolito orgánico inflamable, esta empresa utiliza en sus procesos un electrolito inorgánico no inflamable, lo que elimina la posibilidad de incendio. Además, este electrolito hace que, en la descarga, los iones Li no se almacenen simplemente en el cátodo, sino que reaccionen con un material del mismo para formar un compuesto que, a su vez, los libera en la recarga.

Una batería de ion-litio podría alimentar un vehículo eléctrico durante 1.000 kilómetros

Con su enfoque innovador de conversión en la química de la batería, consigue generar alta densidad de energía en cada célula. Los materiales orgánicos se han suplido con materiales salinos que son de bajo coste, lo que permite que el modelo resulte competitivo en términos económicos. Su desarrollo se inició el pasado año y la empresa progresa en él, de tal manera que asegura que, en un período entre tres y cinco años, se podrá iniciar la comercialización. En ese caso, los vehículos eléctricos podrían llegar a un desplazamiento entre recargas de más de 1.000 kilómetros y, además, podría conseguir también una reducción de pesos, de modo que equipos que se vean muy afectados por este factor, como los drones o incluso la aviación convencional, podrían verse claramente beneficiados por ello. Asimismo, también se mejoraría notablemente otro factor tan relevante como lo es la durabilidad del producto.

La química que emplea la batería funciona durante más de 55.000 ciclos de descarga total, lo que representa entre 10 y 100 veces el número máximo de ciclos de las baterías de iones de litio que se utilizan en la actualidad. Las baterías de ion-Li son el recurso más apropiado para cualquier tipo de almacenaje de energía y su precio se ha reducido notablemente en la última década. En la automoción, las tres ventajas competitivas se centrarían en la reducción de peso, el aumento del recorrido entre recargas y la duración del bloque de baterías.

Una batería de ion-litio podría alimentar un vehículo eléctrico durante 1.000 kilómetros

Innolit, que ya cuenta con experiencia en baterías recargables inorgánicas no inflamables, mantiene la confidencialidad comercial sobre el mecanismo de la química celular. Actualmente coordina el transporte de electricidad en más de una docena de estados norteamericanos, Illinois, Michigan, Nueva Jersey, Ohio o Pennsylvania, entre ellos.