SHARE
Schneider Electric y Prysmian Group presentan el libro “Edificio en el nuevo paradigma energético”

El presente y el futuro del sector de la edificación se analiza pormenorizadamente en el libro “Edificios en el nuevo paradigma energético. Evolución y perspectivas”, que el pasado jueves 11 presentaron en una convocatoria online Prysmian Group y Schneider Electric, promotores y autores de la edición.

Joan Panella, South Europe Strategic Marketing Manager de la multinacional fabricante de cables y Jesús Requena, Iberian Zone Marketing & Business Development Director Home & Distribution, por parte de Schneider Electric, analizaron durante la presentación la edificación 4.0, los Smart Buildings, los edificios nZEB, la industrialización de la construcción o las normativas y ayudas de la UE que impactan en el sector.

El libro nace con el objetivo de informar y aportar ideas que ayuden al sector de la edificación a afrontar los nuevos retos que se le presentan, analizando y adoptando medidas basadas en los costes de las renovables y en la oportunidad que ofrece la digitalización en la gestión de la energía. Surge de una vocación compartida por ambas empresas que, desde hace dos años colaboran para llegar al mercado global y contribuir a la evolución de la mejora profesional, los conocimientos y las soluciones.

Schneider Electric y Prysmian Group presentan el libro “Edificio en el nuevo paradigma energético”
Detalle del evento de presentación del libro “Edificio en el nuevo paradigma energético”

 

El 36 % de las emisiones de CO2 se producen en los edificios

El encuentro, moderado por el periodista Xavier Casinos, sirvió para poner de relieve algunas realidades actuales en torno a la edificación, como la de que en ella se consume más del 40 % de la electricidad mundial, un tercio de la energía y se producen el 36 % de las emisiones de CO2 globales. Para ponerle freno a esto último, la edificación puede ayudarse de tendencias como la digitalización, la electrificación o la introducción de las energías renovables. Joan Panella avanzó detalles sobre la “gran transformación del edificio” que viene, “marcada por nuevos elementos constructivos que, junto con instalaciones y sistemas inteligentes, reducirán al mínimo la demanda energética, que será cubierta en su totalidad por electricidad producida en el propio edificio”. La confluencia de las comunicaciones IT con la electricidad y la vertebración de las instalaciones con miles de dispositivos conectados, sensores y cableado de nueva generación serán otras constantes.

Prysmian Group y Schneider Electric presentan el libro “El edificio en el nuevo paradigma energético”

La edificación 4.0 y la industrialización de la construcción permiten optimizar los procesos constructivos y hacerlos más sostenibles, gracias a que “permite optimizar el uso de materiales y energía y concentrar todos los procesos en un único punto”, subrayó Jesús Requena. Nuevas tecnologías y herramientas como el Building Information Modelling, que integra métodos y aplicaciones de la Industria 4.0 en todo el ciclo de vida del edificio, o también la entrada del Big Data serán decisivas en este sentido. Se prevé que, en 2022, los dispositivos conectados en los edificios inteligentes alcancen los 483 millones de unidades, favoreciendo el confort y el ahorro energético y reduciendo también las emisiones de CO2. Para Requena, “la clave en este sentido es realizar una gestión integrada del edificio desde la fase de diseño del activo hasta la explotación y mantenimiento gracias a la digitalización”.

 

Edificios de consumo de energía casi nulo

En ese avance el objetivo son los edificios de consumo de energía casi nulo nZEB (nearly Zero Energy Building) “que poseen un con­sumo de energía muy bajo que está cubierto por fuentes renovables producidas en el propio edificio o en su entorno más próximo”, tal y como puntualizó Panella. El recientemente renovado Código Técnico de la Edificación, de aplicación obligatoria para las nuevas licencias de obra, indica que una vivienda de clase A es un 90 % más eficiente energéticamente que una con clasificación G, equivalente a un consumo de 56 kW/h m2 en las de clase A frente a los 516 kW/h m2 en las de clase G.

En esa revolución que aguarda a la edificación tiene mucho que ver también otro ámbito estratégico para alcanzar los objetivos de sostenibilidad, como es el transporte. La presentación también se ocupó de ella, en la medida que la movilidad eléctrica y las infraestructuras de carga también son decisivas para alcanzar ese objetivo de edificios de consumo de energía casi nulo. Antes de concluir la presentación, los ponentes destacaron también el gran cambio que estas nuevas tendencias suponen de cara a los roles profesionales del sector de la edificación, entre ellos a los propios instaladores. El cambio implicará nuevas especialidades y competencias y, por añadidura, nuevas ocupaciones y nuevos empleos, “especialistas en BIM, robótica integradores, especialistas en IoT y ciberseguridad, etc. serán algunos de los perfiles más demandados en los próximos años”, según Joan Panella.