SHARE
Siemens lanza SITOP PSU6200 para impulsar la digitalización en sus fuentes de alimentación

Siemens lanza al mercado Sitop PSU6200, una nueva generación de fuentes de alimentación y módulos de selectividad que ofrece además de 24 voltios fiables, una integración de datos en la automatización. Se estrena con una promoción de inicio, que implica un 20 % de descuento por el pack conjunto y sobre el precio de ambos productos por separado. Esta promoción incluye la fuente de alimentación universal monofásica Sitop PSU6200 24 V / 10 A y el módulo de selectividad SEL1400 4 x 10 A.

 

La nueva fuente de alimentación es capaz de hacer un diagnóstico preciso tanto del estado en el que se encuentra como de su carga y reportarlo de forma sencilla al sistema de control. Con solo conectar la fuente a un PLC, se podrá ver el estado de la corriente y el equipo avisa si hay algún incidente que puede derivar en un error. De este modo, se reducen las paradas innecesarias y los problemas en una instalación.

Además, con su función de corriente adicional, proporciona una corriente nominal un 50 % superior durante un máximo de 5 segundos en caso de sobrecarga. Gracias a ello, en caso de una sobrecarga alta y de corta duración, suministra a los consumidores una corriente constante. Al mismo tiempo cuenta con un diseño compacto e indicaciones precisas, el etiquetado evita errores en el embornado de los cables. Los terminales de resorte ‘push in’ permiten un cableado más rápido y garantizan una conexión segura con y sin punteras, ya sea con un cable rígido, de un solo hilo, o de un cable flexible, con múltiples hilos. Dispone, además, de un tercer terminal negativo que permite igualar el potencial de tierra PELV cumpliendo con la nueva directiva de maquinaria.

Mediante una FB (Function Block) de descarga gratuita, se puede analizar el estado de la fuente en el Scada. También se puede chequear el estado de la DC (corriente continua), el uso y las horas de funcionamiento. Con los LED que la PSU6200 presenta en su frontal, se puede diagnosticar in situ el estado de la alimentación. Esto permite detectar visualmente las acciones necesarias e iniciar las medidas apropiadas en una fase temprana y así evitar estados críticos.