Conecta con nosotros

Asociaciones

Una encuesta de Fenie concluye que las empresas instaladoras facturaron un 13 % menos en 2020

Publicado

el

Un estudio de riesgo concluye que 127.000 empresas consideran que la morosidad amenaza su supervivencia

El volumen de facturación del colectivo de empresas instaladoras se redujo un 13 % el pasado año, lejos del 40 % que se vislumbraba en la época más dura de la pandemia, por lo que la encuesta realizada por la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones de España, Fenie, muestra “una recuperación significativa de la actividad después del confinamiento que, aunque no ha permitido recuperar los volúmenes de facturación del año 2019”. Esa tendencia positiva de la segunda mitad del año no oculta, no obstante, que el sector sigue padeciendo problemas vinculados especialmente a la falta de actividad, la falta de liquidez, el mantenimiento de la plantilla y las complicaciones burocráticas.

 

Evolución de porcentaje de preocupación entre Instaladores

Evolución de porcentaje de preocupación entre Instaladores

Los plazos de pago no han variado respecto a 2019

Los datos se concluyen de un muestro realizado por Fenie a través de sus asociaciones, entre las empresas instaladoras y centrado especialmente en materia de morosidad. En este sentido, la encuesta revela que el 57 % de las empresas instaladoras indican que los plazos de pago no han variado significativamente respecto de 2019, pese al COVID- 19. En todo caso, los plazos siguen sin cumplirse y esto afecta a empresas de cualquier tipo de tamaño, aunque destacan especialmente las constructoras y las grandes empresas. En el caso de ambas sólo un 25 % pagan sus facturas dentro del plazo establecido por la ley. Con respecto a las empresas instaladoras que trabajan con la Administración -poco más de un tercio del total- el 70 % asegura que los plazos de pago tampoco han variado con respecto a 2019

 

Plazos de pagos

Plazos de pagos de la encuesta

Un 53 % de empresas denuncian cláusulas abusivas en los contratos

La encuesta también concluye que la práctica totalidad de las empresas instaladoras consultadas optan, si sufren retrasos o impagos, por intentar “cobrar todo lo que puedan”, pero descartan la opción de exigir intereses de demora o indemnizaciones, lo que para Fenie “demuestra el nulo respaldo legal frente a impagos y la poca o nula posibilidad de que prosperen iniciativas en este sentido”. Además, más de la mitad de las empresas, un 53 %, aseguran que se les exige aceptar cláusulas abusivas relacionadas con el plazo de pago, el interés de demora o la compensación por costes de cobro. Confirming y pagarés aparecen como fórmulas habituales de pago.

Una encuesta de Fenie concluye que las empresas instaladoras facturaron un 13 % menos en 2020

Las empresas instaladoras facturaron un 13 % menos en 2020

“Necesidad evidente” de un Reglamento Sancionador

El análisis demuestra que persisten los incumplimientos de plazos de pago y la existencia de cláusulas abusivas que deben ser combatidas por un sector formado mayoritariamente por microempresas (más del 80 % formadas tienen menos de 9 trabajadores) con limitada capacidad para hacer frente a impagos. Fenie reclama de nuevo la regulación de un Reglamento Sancionador contra la morosidad, “necesidad evidente para el colectivo de empresas instaladoras” y que la totalidad de las consultadas reclaman también.

El muestreo ofrece una fotografía de datos de todo el ámbito geográfico nacional en la actualidad y reafirma para Fenie su presencia y su labor en el ámbito de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad, de la que forma parte desde sus inicios.