Conecta con nosotros

Economía

Más de 6 de cada 10 empresas detectan problemas financieros en sus clientes

Publicado

el

Más de 6 de cada 10 empresas detectan problemas financieros en sus clientes

El 73 % de las empresas debe aceptar plazos superiores a los deseados y solo el 43 % cobra a menos de 60 días, según la última oleada del Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España, que impulsan Crédito y Caución e Iberinform, que aborda también los problemas financieros. El empeoramiento es especialmente significativo en el sector público: el 10 % de las empresas que tiene relaciones comerciales con la Administración se ve obligado a aceptar una extensión de los plazos de pago, frente al 5 % de hace un año. La capacidad de los autónomos para imponer plazos de pago se sitúa en el 13 % y desciende respecto a la anterior oleada.

 

Según el análisis, los dos segmentos principales de empresas en los que se apoya la economía española tienen un comportamiento muy similar. Mejora dos puntos porcentuales el comportamiento de las pymes y empeora un punto el de las grandes empresas. El resultado es que tienen que aceptar plazos de pago superiores a los deseados el 42 % del tejido productivo por parte de la gran empresa y el 39 % por parte de las pymes.

 

Los problemas financieros son una de las razones de la morosidad empresarial

Al abordar las razones que explican la morosidad empresarial, la oleada de otoño refleja un crecimiento significativo (de hasta 11 puntos) de la falta de disponibilidad de fondos por parte de los clientes. Los problemas financieros constituyen la razón más citada, claramente por delante del retraso intencionado de los clientes, la complejidad del procedimiento de pagos, las disputas sobre la calidad de los bienes y servicios suministrados o la emisión de facturas incorrectas.

Solo el 43% de las empresas trabaja con plazos de cobro inferiores a los 60 días fijados por la Ley 15/2010 de Medidas de Lucha contra la Morosidad. El dato representa un empeoramiento de dos puntos respecto a los valores de hace un año y aleja el comportamiento en pagos de los niveles previos a la pandemia, cuando 49 % de las empresas trabajaba por debajo de los 60 días.