SHARE
¿Cuáles son los cables que se incluyen en la normativa RAEE2, de Residuos Eléctricos y Electrónicos?

A petición de la Asociación de Fabricantes de Cables Eléctricos y de Fibra Óptica, el Ministerio para la Transición Ecológica y su Subdirección General de Residuos acaban de efectuar una actualización de la interpretación del Real Decreto 110/2015, que transpone la Directiva Europea de Residuos de Equipos Eléctricos y Electrónicos – RAEE2. Todo ello con el fin de aclarar qué tipologías de cables están afectadas por ella y cuáles no.

Dicha actualización concluye que «únicamente los cables eléctricos provistos de conectores o piezas de conexión suministrados al usuario final, estarían sujetos al campo de aplicación de las normativas RAEE2«. Mientras tanto, «queda excluido el resto de tipologías de cables eléctricos y de fibra óptica».

Facel realizó esta petición porque estimaba que «alguna consideración sobre cables eléctricos inducía a confusión en nuestro mercado, tanto para los propios fabricantes de cables como para sus principales usuarios». Previamente elaboró un dossier que presentó al Ministerio el pasado junio y ahora ha recibido el reconocimiento a su petición a través de un «nuevo redactado del Capítulo 3.7 FAQ Antenas y Cables», que considera ya «plenamente satisfactorio».

Firmada el pasado 3 de febrero, la aclaración responde a la pregunta, «¿Están las antenas y cables incluidos en el ámbito de aplicación de la Directiva 2012/19/UE y del Real Decreto 110/2015?«, y diferencia en su respuesta tres apartados distintos, que reproducimos a continuación

  • Los cables que se utilicen para la transferencia de corrientes eléctricas y campos electromagnéticas con una tensión nominal no superior a 1000 Voltios en corriente alterna y a 1500 Voltios en corriente continua cumplen la definición de AEE que figura en el artículo 3(1)(a) de la Directiva RAEE2 y en el artículo 3.a del Real Decreto 110/2015, siempre que estén provistos de conectores o piezas de conexión necesarias para unirse a otros equipos eléctricos o electrónicos, y sean suministrados de modo individual al usuario final (no formando parte de otro AEE, ya que en ese caso serían considerados componentes, y por tanto excluidos de la Directiva RAEE2). Se considera que los cables, tal y como se ha definido anteriormente, entran dentro del ámbito de aplicación del Real Decreto 110/2015, debiendo ser registrados y declarados como AEE. Para ello, se habilitará en el Registro Integrado Industrial RII-AEE un código de producto específico.

 

  • Los cables de datos y/o de telecomunicaciones no se consideran AEE en ninguno de los periodos. Los cables de transmisión de datos, audio, voz o vídeo y en general todos los cables de telecomunicaciones que se pueden adquirir tanto por separado o junto al AEE no cumplen con la definición de AEE que figura en el artículo 3(1)(a) de la Directiva RAEE2 y en el artículo 3.a del Real Decreto 110/2015.

 

  • Los cables eléctricos que se suministren a instaladores, destinados a ser instalados de modo permanente en edificios, en construcción, en instalaciones fijas de gran envergadura, así como en aquellos AEE a los que no se aplique el RD RAEE, estarán excluidos del campo de aplicación de la Directiva RAEE2 y del Real Decreto 110/2015.”