SHARE
Los fabricantes de cables aumentan su preocupación por el aumento de precios de las materias primas y la energía

La Asociación Española de Fabricantes de Cables y Conductores Eléctricos y de Fibra Óptica ha hecho pública una nota de prensa para manifestar la preocupación existente entre sus socios “por el aumento sostenido de los costes de los metales conductores, otras materias primas y energía eléctrica, que no solo se mantiene desde mediados 2020, sino que se ha acentuado durante el segundo semestre del 2021 contribuyendo en parte al nivel de inflación registrado en España en el año 2021”.

 

La asociación quiere trasladar al sector esta preocupación que se alarga ya “desde el segundo semestre de 2020, marcada por la escasez y las presiones en la oferta, agravado todo ello por los conocidos incrementos en España de los costes energéticos (luz, gas, etc.), que afectan tanto a la Industria como a particulares”. Facel denuncia la rigidez de la oferta de materias primas y también que el problema se agrava porque se combina con un auge sostenido de la demanda. Todo ello ha ayudado al incremento de los precios y a que la inflación se dispare al 6,5 %, el nivel más alto en las últimas tres décadas.

Entre esos incrementos, desde Facel destacan que materiales como el cobre o el aluminio, básicos en sus procesos productivos, han incrementado su precio el 101,4 % y el 103,9 %, respectivamente, desde finales de marzo 2020 hasta finales del pasado mes de enero. Además, el lingote, y/o prima de transformación de los anteriores metales, un incremento medio del 194 %, durante el mismo período citado anterior. También los plásticos, fundamentales igualmente en los procesos productivos cableros, han subido sus precios, un 75 % en el caso del PVC y un 80 % en el del polietileno.

Evolución diaria del precio de la luz en el mercado mayorista español

 

En cuanto a los costes energéticos, desde la asociación denuncian su aumento “brutal”, del 670 % del precio medio del MWh desde principios del 2021, que se ha moderado ligeramente al comienzo del año, pero sigue siendo del 395% en la actualidad. Todo ello mientras el gas se dispara también, con un incremento de más del 340 %.

Comparación del precio del gas en España, entre 2021 y 2022

 

Facel demanda más implicación de las administraciones públicas

Por todo ello, desde Facel reclaman a las distintas administraciones públicas que “colaboren y entiendan que, para operar en los mercados internacionales en condiciones de igualdad, la energía en España tiene unos costes disparatados muy por encima de la media europea, una problemática que merma la rentabilidad y competitividad de la industria española, además de ser el elemento más determinante en disparar al alza la inflación”.

Consideran también que esta confluencia de factores han situado “a la economía española y más específicamente al sector eléctrico y del cable en un contexto extremamente difícil de gestionar, que impacta obviamente a todos los integrantes de la cadena de valor llegando hasta al usuario final” y añaden que “se hace difícil pensar, que el nivel de costes actuales no acabe por afectar al nivel demanda del mercado, eléctrico u otros, y conduzca a nuestra economía durante los próximos años a una situación inflacionista combinada con un crecimiento real moderado”. Presagian también incremento de costos salariales durante el próximo año y lamentan que estos factores sitúan “a la industria española en desventaja respecto a la de otros países, lo que limita nuestra capacidad de exportación y nos hace más vulnerables a la llegada de importadores desde países no tan preocupados por la transición energética y la sostenibilidad”. Y desde Facel concluyen que “todos estos elementos pueden acabar afectando gravemente la recuperación de nuestro sector, afectando el
nivel de competitividad de las empresas que lo integran”.