SHARE
Todos los estamentos de la construcción en Guipúzcoa acuerdan favorecer la competitividad del sector

El Departamento de Promoción Económica, Medio Rural y Equilibrio Territorial de la Diputación de Guipúzcoa y representantes del sector de la construcción en el territorio firmaron la pasada semana un convenio para mejorar la competitividad y la capacitación de este sector. Los firmantes comparten que la construcción es uno de los motores de crecimiento económico del territorio, con gran capacidad de tracción sobre otros sectores y con una de los mayores impactos en la creación de empleo, por lo que han acordado favorecer el intercambio de información y la creación de un observatorio para la competitividad de estas empresas.

En la firma estuvieron presentes por parte empresarial una representación de las asociaciones que forman parte de la patronal que representa a las empresas constructoras y promotoras del territorio, Ascongi, y entre las que se incluye Instagi, que agrupa a los instaladores, y que estuvo representada por su gerente, Jesús María Gómez. Las más de 900 empresas integradas podrán conocer al detalle programas de la Diputación ya existentes, así como los que se diseñarán para mejorar la competitividad del sector. Por parte de esta última se encargó de la firma la diputada de Promoción Económica, Medio Rural y Equilibrio Territorial, Ainhoa Aizpuru.

Los firmantes reconocen el valor del sector de la construcción como uno de los motores de crecimiento económico del territorio con gran capacidad de tracción sobre otros sectores y con una de los mayores impactos en la creación de empleo. Por todo ello han acordado el intercambio recurrente de información para conocer de forma más directa a los programas existentes o, en su caso, diseñar otros nuevos que redunden en la mejora del sector y su capacitación para responder de los retos enumerados.

El sector de la construcción de Guipúzcoa lo conforman 7.127 empresas que generan 17.000 empleos y representan el 6,2 del PIB de la provincia. Tras 8 años seguidos de caída del VAB y del empleo, 2016 continuó su proceso de ajuste del sector. El PIB creció un 1,6% en volumen, y el empleo un 0,4%, especialmente gracias a la edificación (+3,9%) y frente a la caída de la obra civil (-10,9%).

Las tendencias globales de la sociedad actual sitúan en lugares preferentes cuestiones como la gestión de los recursos naturales, los cambios demográficos, la innovación tecnológica o la eficiencia energética del parque de viviendas. Para todo ello es necesario disponer de un sector profesionalizado y capacitado que pueda dar respuesta a dichos retos. Infraestructuras relacionadas con el Agua (abastecimiento, tratamiento, distribución o regulación de recursos hídricos) la Energía (Eficiencia, renovables y conexiones), lo Social, (referido a Salud, Bienestar, educación y Justicia) el Trasporte, Medioambiente (lo que incluye el tratamiento de residuos, el mantenimiento forestal, la regeneración costera o la reducción de emisiones) lo Digital (telecomunicaciones e innovación técnologica), el Urbanismo (Integración urbana, rehabilitación o ciudades inteligentes) o el mantenimiento de las infraestructuras preexistentes, para conseguir aumentar la seguridad y reducir inversiones futuras.