SHARE
Apiem demanda que los instaladores sean vacunados como trabajadores esenciales

La Asociación Profesional de Empresarios de Instalaciones Eléctricas y de Telecomunicaciones de Madrid, Apiem, se ha puesto en contacto con las autoridades sanitarias nacionales y autonómicas para solicitarles que los instaladores sean incluidos dentro del Grupo 6 de vacunación contra el COVID-19, que abarca a aquellos colectivos en activo con una función esencial para la sociedad.

 

Por ello, Ángel Bonet, presidente de la asociación, ha contactado tanto con el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, como con el grupo técnico de vacunación COVID, dependiente del Ministerio de Sanidad, para solicitarles que “esa esencialidad del colectivo de instaladores (indicada en Real decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el Estado de Alarma) que contribuye a parar la expansión del COVID-19 sea también tenida en cuenta para protegerles de forma prioritaria”. Bonet considera que “un gran porcentaje de nuestras empresas asociadas desarrollan labores de instalación eléctrica y de telecomunicaciones y mantenimiento en centros sanitarios y socio sanitarios, imprescindibles para el correcto funcionamiento a diario de estos inmuebles”. Esa circunstancia ayuda a su exposición al virus y justifica la petición de Apiem, que surge ante “la sorpresa” por no ver al colectivo de instaladores incluido en dicho apartado prioritario para la recepción de la vacuna.

 

Respuesta del Ministerio de Sanidad

En la respuesta del grupo técnico de vacunación COVID, dependiente del Ministerio de Sanidad, en forma de carta al presidente de la asociación, se asegura que, aún estando “de acuerdo en el riesgo que puede suponer al personal de su colectivo, así como al de otros establecimientos la atención de forma directa a diversas personas (…) actualmente el número de dosis disponibles es limitado y es necesario, por tanto, establecer un orden teniendo en cuenta los criterios anteriormente expuestos”.

En la carta se señala también que “dado que las primeras vacunas frente a COVID-19 están disponibles en una cantidad limitada, que se irá aumentando progresivamente, es necesario establecer el orden de prioridad de los grupos de población a vacunar. Se ha establecido un orden de vacunación de los grupos de población esenciales en función de la disponibilidad de dosis de vacunas. La priorización se ha realizado en función de criterios éticos y de la evidencia científica, dirigiendo la vacunación a las personas más vulnerables y con mayor riesgo de exposición y de transmisión a otras personas”. Y a continuación enumera los grupos contemplados en la Estrategia de vacunación COVID-19, antes de añadir que, ante la previsión de aumento progresivo de las dosis suministradas, “gradualmente se irá vacunando a toda la población en función del riesgo de exposición”. Por último concluye que “la administración de las vacunas se está organizando desde las comunidades autónomas, y son ellas quienes indicarán a los grupos de población a vacunar cuándo y dónde se procederá a la vacunación a medida que se vaya disponiendo de vacunas”.

Desde Apiem razonan que “el colectivo de instaladores ha demostrado siempre su compromiso y responsabilidad, conscientes de que la electricidad es el principio de todo y que sin ella los hospitales y centros de salud, centros neurálgicos y esenciales de lucha contra el coronavirus, no podrían funcionar ni tampoco podrían desarrollarse actividades esenciales de suministro de medicamentos y alimentos, el confort térmico de los hogares o el desarrollo de telecomunicaciones que han permitido el teletrabajo”.