SHARE
Agremia gestionará las ayudas para la instalación de casi 2.000 puntos de recarga en Madrid

El Ayuntamiento de Madrid ha designado a Agremia como entidad colaboradora para la gestión de las ayudas para la instalación de casi 2.000 puntos de recarga para el vehículo eléctrico en la capital de España. La Asociación de Empresas del Sector de las Instalaciones y la Energía ha sido elegida para los próximos tres años a través del procedimiento de pública concurrencia. La nueva línea de ayudas está integrada en el Plan Cambia 360 del consistorio y tiene la finalidad de reducir las emisiones de elementos contaminantes y mejorar la eficiencia energética que genera el sector del tráfico rodado en la ciudad de Madrid.

 

Agremia se encargará de gestionar unas ayudas que cuentan con una dotación de 12 millones de euros para las tres anualidades, con el objetivo de financiar un total de 1.900 puntos de recarga, 300 durante este año, 800 en 2022 y otros 800 en 2023. Asimismo, las instalaciones de infraestructura de recarga susceptibles de recibir estas ayudas serán los puntos situados en zonas de estacionamiento destinadas a vehículos asociados a los servicios de taxi y VTC, así como a las plataformas y sistemas de vehículos compartidos y la distribución urbana de mercancías. El objetivo es que sirvan para flotas con alto volumen de recorridos.

 

Emplazamientos públicos y privados

También estarán sujetas a estas ayudas las infraestructuras de recarga en aparcamientos de acceso público en recintos no residenciales, esto es en aparcamientos públicos, hoteles, centros comerciales, universidades, hospitales, polígonos, centros deportivos, etc., aunque también se contempla que tengan especial interés aquellas situadas en estaciones de servicio y gasolineras. Además, también está dirigidas para recargas de acceso privado, ya se trate de zonas de estacionamiento de empresas privadas, para dar servicio a trabajadores y clientes, o para aparcamientos para residentes y comunidades de propietarios. Además, también será subvencionable la preinstalación eléctrica para la recarga del vehículo.

Agremia une esta designación a la que le encomienda también la gestión de las ayudas para la sustitución de las instalaciones térmicas y de climatización, y en ambos casos participará en el desarrollo de las actuaciones previstas, en el proceso de recepción y tramitación de las solicitudes y en la distribución de los fondos a los beneficiarios que cumplan los requisitos establecidos en las bases. En palabras de su presidente, Emiliano Bernardo, “gracias a estas ayudas destinadas a la movilidad sostenible, a las que hay que unir aquellas dirigidas a la sustitución de calderas de carbón y gasóleo, la calidad del aire mejorará en toda la ciudad de Madrid, sobre todo en la almendra central, y se reducirá la emisión de gases contaminantes”. El objetivo es que las emisiones se reduzcan un 60 % en 2030, con respecto a 1990.