SHARE
Más de una veintena de organizaciones expresan su malestar al Ministro de Industria

Veintidós organizaciones que representan a los a los consumidores, las asociaciones renovables y los movimientos ecologistas y sociales han dirigido una carta al Ministro de Industria, Energía y Turismo ante la celebración este jueves 26 de noviembre de la reunión del Consejo de la Unión Europea de Transporte, Telecomunicaciones y Energía, para manifestarle su preocupación ante la posición a adoptar por España y en relación con la conclusión que se preveía adoptar sobre ‘Gobernanza de la Unión Energética’ y el papel de los autoconsumidores en el futuro mercado energético.

“Queremos expresar nuestra preocupación por la falta de ambición de la que adolece el borrador de las conclusiones del Consejo. Entendemos que es esencial que la Unión Europea se dote de mecanismos y procedimientos eficaces para asegurar que todos los Estados miembros contribuyan suficientemente al cumplimiento de los objetivos de clima y energía acordados para 2030”, afirmaban los firmantes, que añadían a continuación, “le pedimos que apele a la Comisión para que presente una propuesta legislativa sobre la gobernanza de la Unión Energética a decidir mediante procedimiento de codecisión antes de que se presenten los planes nacionales”.

Sobre el autoconsumo además también manifestaban su preocupación y puntualizaban en la misiva que “estaremos muy atentos a la posición que mantendrá durante el Consejo. Entendemos que la posición a tal respecto mantenida hasta ahora por el Gobierno español y plasmada en el Real Decreto 900/2015 no debe ni puede trasladarse a escala europea. Se trata de una de las normativas más restrictivas sobre autoconsumo y es evidente que no respeta el espíritu del New Deal for Consumers de la Comisión Europea que explícitamente ha defendido la libertad de generar, auto-consumir y vender electricidad renovable a la red obteniendo por ello una contrapartida económica”.

Los firmantes expresan que “los Estados miembros deberán facilitar la participación de nuevos actores en el mercado de la energía en paridad de condiciones con los existentes, poniendo en valor los beneficios del autoconsumo, evitando todo tipo de complicaciones administrativas y sobrecostes innecesarios y discriminatorios en los que tengan que incurrir los prosumidores. Lo contrario, tal y como ocurre con la normativa española, violaría las Directivas Europeas de Renovables, Eficiencia Energética y Eficiencia Energética en los Edificios”.

Finalmente consideraban en su carta, “de justicia restaurar la seguridad jurídica de las 62.000 familias españolas que han hecho posible, con sus ahorros y esfuerzo, iniciar la senda de un nuevo modelo energético”.

Entre las asociaciones firmantes se hallan la Organización de Consumidores y Usuarios, asociaciones ecologistas como Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, o Greenpeace; asociaciones empresariales como Aifoc, Anpier, Appa, Fenie o Unef y movimientos sociales como la Fundación Desarrollo Sostenible, la Fundación Renovables o la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético.