SHARE
Asamblea de Anfalum 2020

La asamblea general de la Asociación Española de Fabricantes de Iluminación se celebró la pasada semana de manera online y constató indicios previsibles sobre la evolución de la facturación de las empresas en este ejercicio. Una encuesta realizada por Anfalum en la que han participado un total de 37 empresas que suponen el 75 % de la facturación del sector representado, refleja que el 46 % de los encuestados prevé un retroceso de sus ventas en 2020 de entre el 15 y el 30 % respecto a 2019, además de que el 65 % de las empresas han solicitado un ERTE -de éstos, el 46 % de las solicitudes era para más del 75 % de la plantilla. No obstante, la muestra también constata optimismo sobre la recuperación “el lado dinámico, generador de empleo y de oportunidades de negocio de las empresas fabricantes, que ya vislumbran la remontada económica”, aunque no dejen de lado su preocupación “por la morosidad, el impacto de la crisis en la facturación, etc”.

 

Con respecto al balance sobre el cierre de 2019, el ejercicio se cerró con un descenso del 1,2 % en las ventas, que sumaron un total de 1.344 millones de euros, de los cuales 848 millones corresponden al mercado interior, que retrocede un 1,8 %, mientras las exportaciones cayeron levemente con respecto a 2018, únicamente un 0,2 %. La facturación por sectores refleja resultados algo dispares. Mientras el alumbrado exterior creció un 3,3 %, con 379 millones de euros, el apartado de fuentes de iluminación cayó un 9,1 %, con 120 millones en 2019. Otro sector que acusa pérdidas es el de componentes de luminarias con 109 millones de euros, un 6,8 % menos, así como la iluminación interior decorativa, que cae un 3 %, con 171 millones de ventas, y también retrocede el alumbrado interior técnico, un 2,5 %, con 539 millones de euros. Finalmente destaca la estabilidad del subsector de báculos y columnas que repite ventas con 20 millones de euros durante 2019.

 

En la reunión participaron 40 participantes y sirvió también para reflejar el trabajo realizado por todo el equipo de Anfalum y de la propia industria de la iluminación en este primer semestre de 2020. La presidenta de la asociación, Pilar Vázquez, fue concluyente en su intervención sobre la crisis y la emergencia sanitaria vivida durante los últimos meses, “ya nada volverá a ser como antes, se han sucedido unos hechos inesperados a nivel mundial, con repercusión directa en nuestro mercado. Una caída del PIB inimaginable hace medio año, y donde hemos asumido que la asociación debe acompañar a las empresas para salir de la crisis cuanto antes cohesionando los objetivos sectoriales”.

 

Por su parte, el director general de Anfalum, Alfredo Berges, enfatizó trabajo realizado durante el Estado de Alarma, “Anfalulm ha dado soporte a todas las empresas, interpretando toda la normativa que iba aprobando el Gobierno en este tiempo, informando a la industria de la iluminación de todos los datos, ayudas, medidas, etc. que fueran de utilidad en su gestión empresarial. Hemos luchado por que nuestro mercado sea reconocido como sector esencial, y sobre todo, con un flujo de información continua a las empresas”. También aprovechó para resaltar la importancia de la cohesión de la industria de la iluminación: “en un momento como el actual, debemos reflexionar sobre las medidas que ayuden a recuperar el ritmo, como el impulso que esperamos de la Administración con planes de renovación de instalaciones de iluminación, mayor control sobre la venta online, y la digitalización”. Abogó también por el impulso de “la reglamentación de eficiencia energética en instalaciones de alumbrado exterior y el Código Técnico de Edificación, sin olvidar la importancia a futuro del ecodiseño y el etiquetado energético, además de seguir impulsando la economía circular”.

 

En el apartado técnico destaca la labor reciente de la asociación, en el seno de una colaboración público-privada, con la especificación UNE 0068 que regula el uso y aplicación segura de la radiación ultravioleta UV-C. Además también la labor de inspección de mercado, que el pasado año sirvió para estudiar en profundidad un total de 25 aparatos de iluminación, en los que se analiza fotometría, compatibilidad electromagnética y ecodiseño, con el alarmante resultado que indica que “sólo un aparato cumple con los requisitos de mercado, y de los 24 restantes hay 21 equipos con fallos graves y muy graves”.