SHARE

El incremento del precio de la electricidad en el mercado minorista ha supuesto una subida del recibo de la luz en torno al 5 por ciento en este comienzo de año. Una mayor demanda y la menor generación con energías renovables, debido a la escasez de lluvias y viento, ha motivado esta subida, pese a que los costes fijos de la factura no se han visto incrementados, después de que el Ministerio de Industria decidiera congelarlos. De este modo, el precio del megawatio hora ha alcanzado los 55,66 euros, lo que supone un incremento de más del 17 por ciento, con respecto al mes de diciembre.

Comoquiera que la energía tiene una incidencia de un tercio en el recibo, el coste final se vería aumentado en un 5 por ciento, según los cálculos realizados por expertos del sector. Según el nuevo sistema de tarifas, el precio de la electricidad viene determinado por el comportamiento del mercado mayorista, donde el importe del kilovatio por hora evoluciona a diferentes valores en el transcurso de cada sesión.

Ese encarecimiento está condicionado por la escasez de lluvia y viento en este periodo del año, en el que ambos deberían ser mayores. Así, las energías más baratas, que venden la electricidad a menor coste, como es el caso de la eólica y la hidráulica, han gozado de menor producción que en los mismos periodos de años anteriores, con lo que su participación en el mercado se ha visto claramente reducida., en favor de tecnologías más caras, como ocurre con las centrales térmicas de carbón y gas. Mientras las tecnologías del régimen especial han perdido cuota de mercado, desde el 42 al 32 por ciento, el carbón ha incrementado su participación desde el 17 al 23 por ciento y el gas ha hecho lo propio, hasta superar el 5 por ciento del total de la oferta.

Justamente hace un año ocurrió a la inversa, cuando la participación de las energías renovables en el sistema fue más elevada de lo normal, de tal manera que el precio en el mercado es ahora un 50 por ciento superior al registrado por entonces. Esa evolución, que se mantuvo en el primer periodo del año, permitió que 2014 concluyera con un abaratamiento de los precios cercano al 4 por ciento.

A pesar de todo, el encarecimiento de este comienzo de año no afecta totalmente al recibo porque supone sólo una cuarta parte del periodo habitual de dos meses de facturación. Ya el secretario de estado de Energía, Alberto Nadal, vinculó recientemente ante medios de comunicación, el incremento o descenso de los precios a una mayor o menor bonanza de la climatología, respectivamente.