SHARE
¿Cómo es la jubilación de los autónomos? (segunda parte)

Según anunció la semana pasada el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, este jueves 30 de abril recibirán su prestación extraordinaria por cese de actividad, en torno a un millón de trabajadores autónomos más. La Dirección General de Ordenación de la Seguridad Social ha establecido que quienes recibieron el primer abono el pasado día 17 (más de 919.000 profesionales) percibirán la parte proporcional del mes de abril (17 días) y quienes tuvieron el reconocimiento posteriormente o lo tengan en los próximos días percibirán el equivalente a 47 días.

Hasta el pasado 22 de abril se habían recibido más de 1,154 millones de solicitudes, alrededor del 35,5 % de los cotizantes, de las que se habían resuelto favorablemente 1.039.598 prestaciones y se habían denegado 38.605, incluidas 3.685 desistidas, por lo que la tasa de aceptación comunicada por  la Administración supera el 90 %. No obstante, todavía están pendientes de resolución 76.722 solicitudes. Con el objetivo de facilitar la tramitación de esta prestación a los autónomos que aún no estuvieran adscritos a ninguna mutua, el martes pasado el Consejo de Ministros aprobó un Real decreto-ley que permite que lo puedan hacer para solicitarla.

La prestación extraordinaria por cese de actividad para autónomos puede solicitarla cualquier trabajador/a por cuenta propia que se vea afectado por el cierre de su negocio debido a la declaración del Estado de Alarma o cuya facturación haya caído en el mes un 75 % respecto a la media mensual del semestre anterior. La cuantía de esta prestación gestionada por la Seguridad Social es el equivalente al 70% de la base mínima de cotización en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, lo que supone un mínimo de 661 euros al mes. Además, los autónomos y autónomas que la perciban estarán exentos de pagar las cotizaciones del mes. Si al serles concedida la prestación ya han pagado las cuotas, la Tesorería General de la Seguridad Social las reintegrará de oficio.

Para solicitarla no se exige periodo mínimo de cotización, sólo es necesario estar en alta en la Seguridad Social y hallarse al corriente de pago de las cotizaciones sociales. Además, es compatible con cualquier otra prestación de la Seguridad Social que el solicitante viniera percibiendo, como por ejemplo, orfandad o viudedad, y fuera compatible con el desempeño de la actividad que desarrollaba.