SHARE
Detalles de las medidas económicas que el Gobierno aprueba este martes para hacer frente a los efectos del COVID -19

Un paquete de préstamos y avales públicos para las empresas que podría alcanzar los 50.000 millones de euros, además de medias de apoyo a desempleados y autónomos conforman las principales medidas económicas que el Gobierno aprueba este martes en su reunión del Consejo de Ministros para hacer frente a los efectos del COVID -19. El plan englobaría dos grandes líneas de actuación que estarían enfocadas, por un lado a ese fondo de 50.000 millones para aliviar la situación de las empresas y, por el otro, varios cambios significativos en la legislación laboral para facilitar los expedientes de regulación de empleo temporales, en lugar de despidos permanentes.

En el primer caso, el montante económico quedaría articulado a través del Instituto de Crédito Oficial y la cifra antes citada quedaría pendiente de ser modificada en función de la evolución de la crisis sanitaria en las próximas semanas. El objetivo final es aliviar con fondos económicos y avales la situación transitoria de las empresas ante la ausencia de facturación y ofrecer un respiro a sus tensiones de tesorería. Además, a la cantidad prevista podría sumarse la parte proveniente del Fondo Europeo de Inversión, que aportaría en torno a 8.000 millones de euros más, y la disponible a través del Banco Europeo de Inversión. Junto a ello, el Gobierno ya ha anunciado un aplazamiento en el pago de impuestos, cuyo volumen final ha estimado que alcanzaría 14.000 millones más. Sumando las distintas cantidades, estaríamos hablando de una aportación total para reducir el impacto de la crisis en las empresas por un valor aproximado de 75.000 millones de euros.

«Estaríamos hablando de una aportación total para reducir el impacto de la crisis en las empresas por un valor aproximado de 75.000 millones de euros»

 

En lo que se refiere a la situación laboral y con el fin de evitar despidos masivos, el objetivo del Gobierno consiste en flexibilizar los expedientes de regulación temporales, con el objetivo de evitar despidos permanentes. De tal manera se podrán aplicar reducciones de jornada a los trabajadores de entre el 10 y el 60%, tramitar ajustes de plantillas express en el plazo de 5 días y, además, que el importe de los pagos por desempleo lo asuma el Estado. También se podría facilitar que los trabajadores que sean despedidos y tengan un mayor grado de vulnerabilidad por disponer de menores rentas, puedan acceder a la prestación por desempleo sin necesidad de alcanzar el periodo de cotización necesario. Asimismo, aquellos trabajadores que perciban el subsidio de desempleo recibirán la totalidad del mismo, sin que les sea descontado de su periodo de derecho acumulado, mientras esté vigente el Estado de Alarma.

En lo que respecta a los autónomos, que supone un porcentaje elevado de los trabajadores del colectivo de empresas instaladoras, el Gobierno quiere anular las cotizaciones obligatorias de los trabajadores por cuenta propia durante el tiempo que dure el Estado de Alarma. No obstante, el Ejecutivo ya ha previsto el aplazamiento del pago de las cotizaciones de los autónomos, pero hasta el momento no las ha anulado. También podría instaurar el pago de una prestación por desempleo para ellos, pero no es una medida confirmada aún.