SHARE
Fenie aboga por los contratos de mantenimiento obligatorios en instalaciones de telecomunicaciones

La Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones de España, Fenie, acaba de solicitar al Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital que implante la obligación de que los edificios del sector residencial dispongan de contratos de mantenimiento de sus instalaciones de telecomunicaciones con empresas registradas, dentro del “plan de reactivación económica y empresarial” que está llevando a cabo el Gobierno.

 

Para justificar su solicitud ha llevado a cabo un estudio, cuyas conclusiones demuestran la necesidad y que supone este requerimiento y las ventajas que conlleva. En opinión de Fenie, “la necesidad de un mantenimiento continuado de las instalaciones de telecomunicaciones, ejecutado por parte de profesionales, se presenta aún más necesario a tenor del creciente auge del teletrabajo o de la formación online”.

Según la normativa actual, son los propios usuarios los que toman la decisión y las medidas necesarias para garantizar el correcto estado de conservación y mantenimiento de las instalaciones de telecomunicaciones. Aunque, también según las conclusiones de la Federación, “en la práctica se ha demostrado que, en la mayoría de las ocasiones, esto se reduce a actuaciones correctivas, en caso de incidencia o avería” y no se hacen contratos de mantenimiento.

El estudio llevado a cabo para analizar la situación del parque de edificios residenciales de España, se ocupa de comparar los costes del mantenimiento de sendas instalaciones, una de ellas con contrato de mantenimiento y otra sin él. Y entre las conclusiones obtenidas destacan las siguientes:

  • Las comunidades de propietarios se benefician de un mejor servicio porque se reduce los tiempos de actuación y de un ahorro económico, que se inicia el segundo año y llega a ser superior al 30 % a partir del décimo.
  • Las empresas instaladoras pueden garantizarse ingresos fijos y predecibles, que además pueden permitirles crear empleo incrementando las plantillas.
  • También el estado puede incrementar sus ingresos, gracias a una mayor recaudación de impuestos, derivada de una mayor actividad empresarial.
  • Se reduce la economía sumergida y el intrusismo, a través de la contratación de empresas registradas.