SHARE
Las compañías eléctricas endurecen su “pulso” al Gobierno

Según una información publicada hace escasos días por El Economista, las compañías eléctricas habrían iniciado un corte en la generación, cumpliendo con la amenaza lanzada hace unas semanas hacia el Gobierno, al que advirtieron de una posible parada en las instalaciones de generación renovable. El objetivo sería poder elevar y encarecer sus ofertas para evitar entrar en las pérdidas que ellas mismas adujeron en que incurrirían como consecuencia de la aprobación de las medidas gubernamentales para reducir el precio de la factura de la luz.

 

De este modo, tecnologías como la eólica y la fotovoltaica reducen su generación para elevar sus ofertas y poder acceder al mercado mayorista en el nivel que requieren para equilibrar sus cuentas. Todo ello formaría parte de una estrategia que es totalmente legal y serviría para oponerse al decreto del Gobierno. También podrían emprender acciones judiciales, pero ahí el proceso se alargaría varios años. Las medidas tomadas por el Ejecutivo se basan sobre todo en la detracción de los ingresos que las compañías reciben al repercutir sobre centrales de generación que no son emisoras (las citadas tecnologías o también la hidráulica) los costes de gas que no deben soportar y que el propio Gobierno valora en un impacto de 2.600 millones de euros.

Todo ello se deduce de las ofertas presentadas el pasado sábado, en cuyo transcurso hubo periodos en los que el precio del mercado estuvo por debajo del coste solar y del eólico. La medida implica también que se produzca un incremento de las importaciones de energía nuclear desde Francia, ante la reducción de la aportación de energía eólica y fotovoltaica. En la información ofrecida por El Economista se subraya que existen opiniones que incluso comienzan a plantear la conveniencia de poner en marcha las centrales de carbón como una posible reserva estratégica para evitar el riesgo de apagones futuros.

 

Justificación de Aelec

Ya el pasado 21 de septiembre la patronal eléctrica, Aelec, anunció en un comunicado que “la minoración de la retribución hará que numerosas centrales de generación incurran en pérdidas económicas significativas”. Según su argumentación dicha minoración “se basa en la suposición de que estas centrales de generación están vendiendo su energía al precio del mercado diario, por lo que se estarían beneficiando de la escalada de precios actual”, y añade que “sin embargo, la realidad es que esta energía ha sido vendida por las comercializadoras y adquirida por los clientes que han contratado a un precio fijo, por lo que este precio – inferior al que marca el mercado mayorista diario en la actualidad – es el que reciben las centrales. Estos contratos se han venido formalizando a precios sustancialmente inferiores a los precios actuales del mercado diario, por lo que no tiene sentido aplicarles una minoración justificada por unos ingresos supuestos que no reciben”.

Aelec opina que “el hecho de que todas las centrales de generación deban ofertar su energía en el mercado mayorista diario tiene su origen en lograr un despacho óptimo, es decir, que en cada momento funcionen las centrales más eficientes. Sin embargo, este precio es irrelevante para las empresas eléctricas ya que el importe que reciben del mercado diario por vender la energía de sus centrales es igual al que pagan por recomprarla para cumplir con los compromisos adquiridos con sus clientes”. Su conclusión es que, de aplicarse la minoración, “se daría la paradoja que esta sería hasta mayor que el precio que están recibiendo de sus clientes, llegándose al absurdo de tener ingresos netos negativos”.

En este contexto se interpreta la medida actual, que supone un recorte en la generación de estas energías no emisoras, para llegar al mercado a un precio mayor y mantener el órdago al Ejecutivo.