SHARE
La factura de la luz aumentó en España más de un 44 % respecto a 2020

Desde mayo, la factura aumentó un 71 % hasta finales de año. La crisis de los precios energéticos ha marcado en buena parte el 2021 en España. Por ello, el comprador de tarifas Selectra ha realizado un estudio en el que analiza el comportamiento de las tarifas reguladas, tanto de la luz como del gas, a lo largo de los últimos 12 meses.

 

La factura de la luz anual llegó a los 973,35 €

España ha vivido este año cambios significativos en el mercado regulado de la luz, que han hecho variar e incrementar el precio de la factura. Como resultado de ello, en 2021 la factura anual de electricidad en el mercado regulado ha sido de 973,35 €, un 44,34 % más cara que la de 2020, que fue de 674,32 €, y casi un 21,56 % más cara que la de 2018, que alcanzó los 800,74 €, y que fue el precio anual que el Gobierno se marcó como meta para 2021. Todo esto pese a las medidas que han ayudado a paliar la situación, como es el caso de la reducción del IVA y del impuesto eléctrico.

En lo que se refiere a 2021, la factura mensual media ha sido de 81,11 €, siendo febrero el mes con el recibo más barato, por encima de los 54 €, mientras diciembre era el más caro. Además ha habido un incremento del 71 % entre la factura que se obtuvo en mayo, de más de 70 €, y la de diciembre, que superó los 120 €.

Estos altos precios han coincidido en el tiempo con el cambio en la estructura de la factura de luz, que entró en vigor el primer día del pasado mes de junio. Entre los detalles reseñables, por ejemplo, que el día más caro de 2021 fue el 23 de diciembre, con un precio medio de 0,49125 €/kWh, mientras el más barato fue el 31 de enero, con un precio de 0,05773 €/kWh. En concreto entre las 20 y las 21 horas del citado 23 de diciembre se vivieron los 60 minutos más caros del año, a 0,53681 €/kWh.

Al contrario, el sábado 31 de julio de 17 a 18 horas se registró la hora más barata del año, 0,01857 €/kWh. En lo que se refiere a la media de cada una de las 24 horas del día, las 20 horas ha sido la más cara para consumir electricidad, con un precio de 0,21894 €/kWh, mientras las 4 de la madrugada resultaba la más barata, con un precio medio 0,14879 €/kWh.

 

La limitación de la subida de precios marca el año para el gas: comienza un déficit de tarifa

Con respecto al gas, 2021 estuvo marcado por las subidas de precio en los mercados internacionales, el cambio en los peajes de acceso y el Proyecto Ley gubernamental que limitó en septiembre pasado dicha subida a los consumidores domésticos, dejando el incremento en el 4,6 %, hasta abril de 2022, en lugar del 29 % que se tenía planeado con el nuevo reajuste.

El cambio en los peajes ha supuesto la desaparición de las tarifas de acceso antiguas y la creación de unas nuevas, definiendo a la vez un nuevo año gasista que dejará de coincidir con el año natural y pasa a ser del 1 de octubre al 30 de septiembre. De tal manera que los nuevos peajes quedan del siguiente modo:

Además, a final de año el precio subió. El precio fijo de la TUR 1 (hasta 5.000 kWh) pasó de 4,26 € al mes a 5,44 € al mes, y el precio de consumo de 0,0499 €/kWh a 0,04469 €/kWh.

Por su parte, la TUR 2 -hasta los 15.000 kWh- pasaba de 8,02 € al mes a 10,23 € al mes, y el precio de consumo de 0,0423 €/kWh a 0,04127 €/kWh.

También se creó una tarifa, TUR 3 -de 15.000 a 50.000 kWh- con un precio fijo de 21,99 € y un precio de consumo de 0,038726 €/kWh.

La factura para un hogar con una tarifa de acceso TUR 1 únicamente ha aumentado un 0,98 % de enero a diciembre de 2021, cifra que sube hasta el 5,26 % para aquellos que tienen contratado una TUR 2. Con respecto a 2020, el aumento apenas ha sido de un 1,09 % en las TUR 1, con un coste medio de la factura anual de 366,82 € en 2021 y de 362,87 € en 2020. En el lado de la TUR 2, este aumento ha sido de un 1,17 %, siendo de 826,25 € en 2021 y de 816,71 € en 2020.

El precio de la factura del gas se habría incrementado bastante más sin esa limitación para los consumidores domésticos al 4,6 %. Es previsible que esta medida precipite subidas en el precio de las futuras facturas de 2022 para compensar el déficit de tarifa creado.