SHARE
Sede social de Endesa

Según manifestó la pasada semana José Domínguez, secretario de Estado de Energía, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia prepara un expediente sancionador a Endesa y Naturgy por manipular el precio de la electricidad entre octubre de 2016 y enero de 2017. Durante ese período, el precio de la electricidad alcanzó valores récord en España, incluso por encima de los 100 euros por MWh en el mercado mayorista. A ello contribuyó la elevada demanda interna, debida a las bajas temperaturas, así como la necesidad de importar energía por el “parón” que sufrían algunas centrales nucleares francesas.

Domínguez lo afirmó así durante una comparecencia en el Senado, en la que añadió que «es muy llamativo el número de centrales que no están disponibles por pequeños problemas técnicos sobrevenidos aparentemente». En teoría el procedimiento está muy avanzado y la CNMC debería culminarlo en breve. Si se tiene en cuenta la legislación, la sanción podría ser calificada como grave, y la multa en ese caso se sitúa entre los 600.000 y los seis millones de euros.

En los precios influyeron también factores como la escasez de gas, combustible que emplean las centrales de ciclo combinado. La razón aducida fue que no había bastantes reservas y que Argelia sufrió problemas técnicos para el suministro. El entonces ministro de Energía, Álvaro Nadal previó medidas excepcionales basadas en que las compañías energéticas citadas actuasen como “creadores de mercados obligatorios” en el mercado mayorista de gas. Asimismo, la CNMC, les solicitó a ambas que informasen sobre sus contratos de aprovisionamiento de gas, de suministro a centrales de ciclo combinado y a otros clientes; así como de sus operaciones de compraventa fuera de MibGas, sus previsiones de consumo y las desviaciones registradas.

Con esa información, la entidad reguladora observó «indicios de posible alteración del llamado despacho de generación del pool para obtener ingresos superiores en mercados de restricciones». O lo que es lo mismo, gracias a los mecanismos de seguridad del sistema eléctrico para cobrar mucho más que por la vía normal. La previsión es que esta infracción tuviese que ver con las centrales de Sagunto, San Roque, Málaga; Puerto de Barcelona y Besós, en el caso de Naturgy, y en la de Besós, en el caso de Endesa. La primera dijo que alegaría, mientras la segunda omitió cualquier actuación.