SHARE
Juan Antonio Peon

Todos los indicadores económicos macro son positivos, y nos indican que hemos salido de la crisis, el PIB crece por encima del 3,1% en tasa interanual, es decir, el PIB es un 3,1% mayor ahora que el año pasado por estas fechas.

La tasa de paro se sitúa en el 17,1%, dejando lejos el 20,8% que hubo en 2015 y tasas superiores, y se vuelven a ver grúas por las ciudades, lo que significa que la construcción ha vuelto a tomar parte importante en el PIB del país.

Aunque todo son datos positivos, hay algunos claroscuros en esos mismos datos que no invitan a disparar todavía los cohetes de felicidad, y son retos que toda la sociedad debe afrontar para que la recuperación económica se asiente y sea real.

  1. Necesitamos cambiar el modelo productivo, con una mayor especialización para mejora de los procesos, y reducción del coste de los mismos.
  2. Hay que potenciar la gestión empresarial, las empresas deben analizar los costes reales, y en función de ellos, y con un margen razonable, fijar el precio de sus servicios para cubrir todos los costes, y obtener beneficio, sin beneficio no hay actividad empresarial.
  3. Hay que ser capaces de adaptarse a la nueva forma de interactuar del consumidor, la digitalización del consumidor, y la forma en la que nos relacionamos con ellos ha variado exponencialmente.
  4. La tasa de paro juvenil sigue siendo muy alta, en el II Trimestre se ha situado en el 39,5% para los menores de 25 años. Cuatro de cada diez jóvenes no tendrá trabajo, eso desanima a cualquiera y nos obliga, como sociedad a revisar el modelo de incorporación al trabajo, potenciando la FP Dual o métodos equivalentes que faciliten la incorporación al trabajo de los jóvenes.
  5. Los salarios son muy bajos, con un mercado laboral muy débil, se produce una extraña paradoja, donde se recuperan los puestos de trabajo, pero se cobra menos que antes, por lo que no se termina de activar el consumo y no se traslada la sensación de recuperación a la sociedad.

Bueno, todo eso está muy bien, pero la pregunta es ¿Qué puedo hacer yo?

Los jóvenes deben prepararse para un nuevo modelo de relación laboral, con una especialización de los trabajos, y nuevos tipos de trabajo (BIM Coordinator, mantenimiento de robots, etc.), en un mercado menguante de oferta, destacar por encima de los demás es imprescindible.

Trogloditas tirando de carro con ruedas cuadradas

Los empresarios, a pesar del esfuerzo que realizan constantemente, deben sacar un momento para mejorar los procesos, y no quiero decir que lo tengan que hacer solos, pero deben ser los líderes de esas mejoras, pues se juegan el futuro de sus empresas. Las empresas instaladoras no son una excepción, deben aportar valor añadido a la instalación y transmitirlo al usuario para dejar de usar el precio como único factor diferenciador.

Las asociaciones deben ayudar a los empresarios en la transición y evolución, a los jóvenes a formarse en las nuevas tecnologías, y a la administración para que enfoque la regulación a las necesidades empresariales.

La administración debe adaptar de forma rápida los requisitos de la sociedad al marco legal, creando una seguridad jurídica que facilite el desarrollo de la actividad empresarial. También debe vigilar por que se cumpla la legislación, y trabajar para que esta sea lo que la sociedad necesita.

Como vemos, quedan muchas tareas por hacer para poder cantar victoria, y no hay que dormirse en los laureles, si no avanzamos juntos puede que la mejora no sea lo suficientemente rápida, y sigamos sufriendo los coletazos de la crisis más tiempo del necesario.

Hay que considerar la crisis como una oportunidad de mejora, y luchar por salir reforzados de ella.