SHARE
Las ayudas del Plan Moves impulsan un 160 % las compras de vehículos eléctricos

Un estudio publicado por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y elaborado por la Fundación ENT, Innovación Ambiental al Servicio de la Sociedad, cifra en casi 700 euros la diferencia entre lo que tributa el uso de un vehículo eléctrico frente a otro de gasolina y cerca de 500 euros en relación con los vehículos propulsados por diésel. Mientras el vehículo eléctrico no rebasa los 72 euros anuales, el de gasolina supera los 750 y el diesel alcanza los 535 euros. El informe valora el Impuesto de Matriculación, que ha experimentado un retroceso considerable en sus ingresos durante la pasada década, debido a que los vehículos pagan cada menos impuestos por el concepto de emisión de gases contaminantes. También incluye en su comparación el Impuesto de Circulación o Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica, así como el de Hidrocarburos. Asimismo, el estudio tiene en cuenta también la tributación por el Impuesto del Valor Añadido, el Impuesto de Electricidad Y el Impuesto de Valor Producido de la Energía Eléctrica.

Con todos los datos y teniendo en cuenta un gasto medio de 0,20 kilovatios hora (kwh) por kilómetro (km), en el caso del modelo eléctrico; de 0,07 litros/km de un diésel; y de 0,09 litros/km de un gasolina, la tributación media del primero estaría entre 463 euros y 681 euros al año por debajo de los otros dos modelos de combustión interna. Si a ese estudio se le añade la previsión del Instituto para la Diversificación y ahorro de la Energía, según la cual de los 25 millones de turismos que circularán por nuestro país el próximo año, 2,5 millones serán eléctricos, el descenso total de la recaudación de impuestos por la circulación de vehículos sería del 8,4% menos, hasta situarse en 1.430 millones de euros.