SHARE

Hasta diciembre se matricularon un total de 24.261 unidades de vehículos eléctricos puros sumando turismos, dos ruedas, comerciales e industriales. Esta cifra supone un incremento del 56 % con respecto al año anterior y por encima de la cifra prevista por el Ministerio de Transición Ecológica. Los datos han sido facilitados por Aedive, Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica, y Ganvam, Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios, que anuncian también que en 2020 el volumen de matriculaciones debería triplicarse, hasta alcanzar las 65.000 unidades.

En el mes de diciembre, las ventas de vehículos eléctricos crecieron un 2,1%, hasta alcanzar las 2.375 unidades matriculadas. Por apartados las matriculaciones sólo de turismos cerraron el año con un aumento del 63,4 %, con un total de 10.047 unidades. Sin embargo, en diciembre se registraron 974 unidades matriculadas, lo que supone un 29,7 % menos y evidencia que la entrada en vigor ahora en 2020 de la legislación europea que obliga a que el mix de matriculaciones medias por fabricante no supere los 95 gramos de CO2 por kilómetro ha retrasado la distribución de este tipo de modelos cero emisiones para ayudar a la consecución de objetivos.

2019 concluyó con un 56% más de matriculaciones de vehículos eléctricos
2019 concluyó con un 56% más de matriculaciones de vehículos eléctricos

Las razones en las que desde ambas asociaciones sustentan la previsión de triplicar la cifra en 2020 se basan fundamentalmente en aspectos como el incremento de la oferta; el rápido despliegue de infraestructuras de recarga rápida y ultrarrápida en itinerancia; y la reducción en Europa de 130 a 95 gr de CO2/km de los límites de emisiones medias de los fabricantes, si bien también mencionan que “queda pendiente a nivel estatal la puesta en marcha de una reforma fiscal coherente con los objetivos del PNIEC y de un plan de ayudas coherente, ambicioso y coordinado con el resto de administraciones”. Demandan también “un plan nacional claro y unívoco para el vehículo cero emisiones, máxime cuando para lograr el objetivo de que el mix de matriculaciones no sobrepase los 95 gramos será necesario impulsar las ventas de estos modelos, que a día de hoy todavía tienen una representación del 0,8 %”.

Los datos ponen de manifiesto que es la empresa la que mayor esfuerzo está llevando a cabo para introducir estos modelos en el parque, de tal forma que si se apoya en mayor medida la movilidad cero emisiones dentro de la cultura corporativa es posible acelerar su implantación de cara a conseguir los objetivos de Transición Ecológica, que fijan un total de cinco millones de eléctricos para 2030. Así, el 57,5 % de los turismos eléctricos matriculados en 2019 se destinaron a flotas, con 5.779 unidades, lo que supone un 56,4% más si lo comparamos con las unidades matriculadas hasta diciembre del pasado año. Por su parte, el canal particular registró un incremento acumulado del 104%, con 3.334 unidades de turismos eléctricos matriculados. El elevado precio de adquisición hace que, de momento, no sea una opción de movilidad apta para todos los bolsillos, lo que frena su popularización.

Ganvam y Aedive abogan por medidas de corte fiscal que ayuden a las empresas a seguir electrificando la flota, tales como que la deducción en el rendimiento en especie para vehículos corporativos eléctricos puros sea de al menos el 50 % o que aquellos modelos cuyo precio antes de IVA supere el techo establecido para las ayudas puedan computar con el máximo coste establecido. También defienden “la importancia de que las Administraciones Públicas tomen definitivamente las riendas en la ejemplaridad de la descarbonización del transporte con la transformación de sus flotas”.