SHARE
El sector de las reformas encara una lenta recuperación hacia la normalidad

A diferencia de la construcción, el sector de las reformas, especialmente las que afectan a pymes y profesionales y se realizan en el interior de un espacio laboral encara una lenta normalización de la actividad tras estos meses de parón. La destrucción de empleo, que ha sido una constante, y las pérdidas económicas de muchas empresas, así lo demuestran. Dentro de esa prevista vuelta a la normalidad, se prevé que la recuperación pueda ser algo más rápida, pero sobre todo en el caso de aquellas empresas que hayan tenido más capacidad para soportar este frenazo.

No obstante, el sector también teme que las pérdidas económicas y la destrucción de empleo continúe a causa de la inactividad de estos meses y del modelo de desescalada que se ha puesto en marcha. Hay quienes denuncian la falta de previsión con la que actúan las diferentes administraciones, especialmente en lo relativo a los protocolos y órdenes para la apertura de locales y espacios laborales, así como la  falta de información específica sobre ámbitos de limpieza e higiene. También existe una queja extendida en el propio tejido industrial sobre la sensación generalizada de que determinados procedimientos de higiene se dejan en manos de empresas y trabajadores para que lleguen a un consenso. Tanto empresarios como empleados parecen querer tener bien definida la manera de actuar ante esta nueva situación y la convivencia en los espacios de trabajo.

Hoteles

Según ámbitos distintos, la situación difiere. En el caso de los hoteles, casi el 80 % ha visto parada su actividad por la pandemia por ser zonas de pública concurrencia. Se prevé un año complicado con aforo de los espacios en porcentajes progresivos en función de la desescalada y también por el impacto del retroceso en el turismo exterior, limitado por vuelos y cancelaciones por los diferentes gobiernos.

Sector industrial

En el ámbito industrial la caída está en una franja entre el 50 y el 60 % en el caso de sectores como la automoción o la maquinaria, entre otros. No obstante, entre un 40 y un 50 % de sectores como el químico, la alimentación o la logística están creciendo por un incremento de la demanda. Se prevé una salida de cada actividad progresiva y en función de la expectativa de la demanda industrial.

Oficinas

En el apartado de oficinas, el 75 % se ha visto afectado por el movimiento del personal al teletrabajo. También se estima una salida progresiva y se reforzará el “espacio flexible” del estilo de los bussiness center, o espacios de coworking.

Sector comercial

En el caso del retail/comercial, el porcentaje afectado entre aquellos que no pertenecen a los bienes de primera necesidad alcanza el 80 %, y la vuelta se presiente complicada, en función de la desescalada y los aforos limitados en cada fase.

Sector residencial

El sector residencial también ha sufrido la crisis y la vuelta, en este caso, se prevé volátil, a la expectativa del mercado de empleo para activar o retomar la demanda. Muchas reformas e intervenciones en viviendas se han paralizado esperando la evolución y esto impide llevar a cabo reformas, debido a la complejidad de conciliar obra y familia, sin olvidar la falta de recursos para gestionarla.

En un contexto así, factores como la digitalización cobran especial protagonismo de cara, por ejemplo, a captar nuevos proyectos y clientes sin necesidad de salir de casa, gracias al teletrabajo, lo que hace posible llegar a nuevas oportunidades de negocio a las que no se puede acceder por vía del contacto y el trato personal.