Conecta con nosotros

Energías renovables

Un proyecto europeo aboga por optimizar el consumo de renovables en la Industria

Publicado

el

Un proyecto europeo aboga por optimizar el consumo de renovables en la Industria

Después de que la Comisión Europea haya revisado los objetivos de sostenibilidad para 2030, fijando un nuevo porcentaje de penetración de energías renovables del 27% del total de la energía final consumida (electricidad, transporte y climatización), el debate sobre la integración de las renovables en la Industria va ganando importancia cada día. En España, por fortuna, ese porcentaje ya se ha superado y en la actualidad tenemos un penetración del 36,4% de las renovables en el consumo energético total.

El Proyecto IndustrRE, financiado por la Unión Europea, surge como foro de discusión y punto de encuentro entre representantes de la industria electro intensiva y de la industria generadora de energías renovables, con el fin de crear un modelo de negocio que beneficie a ambos sectores y que a la vez cumpla con los objetivos de sostenibilidad marcados por la Unión Europea. En él participan expertos y compañías líderes en Europa en el sector de la energía eléctrica intensiva como el Instituto Europeo del Cobre; de las renovables, como EnR; o expertos en el mercado eléctrico, como la Universidad de Comillas.

Un proyecto europeo aboga por optimizar el consumo de renovables en la Industria

Mientras no existan instalaciones de almacenamiento de energía para la red eléctrica, hay que seguir equilibrando la energía producida y la que se consume. Esto suele resolverse aumentando o disminuyendo la generación, pero eso es más difícil con las renovables, porque dependen de factores medioambientales impredecibles. El Proyecto IndustRE analiza cuáles pueden ser los mecanismos necesarios que permitan flexibilizar la demanda de energía eléctrica y aumentar la proporción que se consume de fuentes renovables, especialmente en el ámbito industrial, que consume el 36% del total de la energía generada. El planteamiento lo hace el director de la Oficina en España del Instituto Europeo del Cobre, Diego García.

La aportación de esta entidad al proyecto es doble: por un lado, le proporciona mecanismos para abaratar sus facturas eléctricas, y por otro lado, el cobre es una materia prima fundamental para la generación de energía renovable: por cada megavatio de potencia producida en una instalación eólica se necesitan entre 2,5 y 6 toneladas de cobre, y en el caso de una instalación fotovoltaica, de 5 a 10 toneladas de cobre.