SHARE
MySolarEnergy reúne en un año a 600 profesionales asociados y más de 2.000 instalaciones realizadas

MySolarEnergy nació con el objetivo de promover y fomentar la instalación de energía solar fotovoltaica de una manera profesional, eficiente y segura, y lo hizo como un servicio que buscaba fomentar el conocimiento de esta fuente de energía entre los usuarios finales e incidir en la necesidad de que fuera un profesional bien formado quien se encargara de su instalación.

 

Así la concibió el Grupo Saltoki, promotor de la iniciativa, que después de un año ha servido para llevar a cabo ya más de 2.000 instalaciones, tanto domésticas como industriales y comerciales, lo que demuestra el creciente auge que está experimentado el sector y las grandes posibilidades que se abren para los instaladores bien formados. Se trata de un servicio gratuito y abierto a cualquier instalador interesado en la energía solar fotovoltaica. En la actualidad cuenta con más de 600 asociados, y garantiza una atención personalizada, cercana y de proximidad a los clientes.

En un momento de pleno auge para el sector de la energía solar fotovoltaica, gracias a una creciente demanda y a un marco regulatorio más flexible y propicio, el objetivo de MySolarEnergy es apoyar al instalador profesional para que se introduzca en este mercado de una manera solvente. Para ello Saltoki ha reforzado el componente técnico de sus centros con la incorporación de especialistas en fotovoltaica para ayudar a los profesionales.

El primer eje del proyecto es la formación y por ello MySolarEnergy ofrece un itinerario formativo que permite estar en disposición de afrontar una instalación fotovoltaica con garantía. Consta de una parte teórica y otra presencial, en la que, entre otras cuestiones, el profesional puede practicar la ejecución y puesta en marcha de instalaciones con recreaciones a tamaño real de diferentes tipos de cubiertas. Para ello pone también al alcance del instalador diferentes herramientas para dimensionar y calcular las instalaciones en función de las necesidades de cada cliente. El modelo defiende que no hay soluciones estándar y que cada usuario debe recibir una propuesta de instalación ajustada a sus necesidades, de manera que no conlleve un sobrecoste innecesario y que garantice la rentabilidad de la inversión. Además, también ofrece diferentes alternativas de financiación ventajosas y sin coste alguno para el profesional.