SHARE
La Agencia Internacional de la Energía Renovable vincula el crecimiento renovable al cumplimiento de los objetivos de París

La Agencia Internacional de Energía Renovable acaba de avanzar que la inversión en energías renovables para las tres próximas décadas podría alcanzar los 131 billones de dólares, porque la producción de electricidad renovable debe crecer ocho veces más rápido que la tasa actual para ayudar a limitar el calentamiento global y alcanzar el cumplimiento de los objetivos de París, según el informe que acaba de elaborar.

 

Según el director general de Irena, Francesco La Camera, “necesitamos una aceleración drástica de las transiciones energéticas para lograr un cambio significativo. El tiempo será la variable más importante para medir nuestros esfuerzos”.

La electrificación se revela como clave para ayudar a reducir las emisiones de carbono, especialmente en sectores tan relevantes como la edificación y el transporte. El aumento en el uso de electricidad podría significar que la energía eléctrica constituirá un poco más de la mitad de toda la energía consumida para 2050, en comparación con el 21 % en 2018. Los combustibles fósiles han representado casi dos tercios del consumo de energía en los últimos años, pero pueden reducirse a 10 % para 2050.

Según Francesco La Camera hay “varios elementos favorables” que podrían acelerar la transición a un sistema de energía limpia. El compromiso de convertirse en neutrales en carbono para 2050 de las economías responsables de más de la mitad de las emisiones mundiales es uno de ellos. Además, los mercados financieros y los inversores se están volcando hacia inversiones sostenibles, y la pandemia de la COVID-19 ha demostrado los riesgos de vincular las economías al destino financiero de los combustibles fósiles. Las enormes sumas en rescates y recuperación conllevan que la inversión debe apoyar la transición energética.