Conecta con nosotros

Asociaciones

“Hasta que Soria no esté en el banquillo, no vamos a parar”

Publicado

el

Un momento de la rueda de prensa en la puerta de la Fiscalía Anticorrupción

Indignación contra el “hachazo renovable”. La sociedad clama con notable unanimidad contra el Borrador de Industria. Treinta organizaciones, con la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético y la Fundación Renovables a la cabeza han presentado hoy en Anticorrupción una denuncia por las irregularidades en los informes del llamado “hachazo renovable”. Piden a la Fiscalía que investigue si ha habido prevaricación en la actuación del Ministerio de Industria y exigen responsabilidades políticas al ministro Soria.

El colectivo agrupa también a asociaciones sectoriales como APPA Fotovoltaica o a organizaciones de defensa medioambiental como Greenpeace o Ecologistas en Acción, por citar algunas. Además, los principales partidos de la oposición se han sumado a la denuncia, que estará también avalada por la firma de más de 100.000 ciudadanos. Precisamente los portavoces de los partidos políticos fueron los más contundentes en sus críticas al Real Decreto de Industria. Así, Joan Coscubiela, de Iniciativa per Catalunya-Els Verds, afirmó que “en su obsesión por proteger al lobby energético, el Gobierno ha sobrepasado todos los límites de la decencia y los derechos de los ciudadanos”, y añadió a continuación que “hasta que Soria no esté en el banquillo no vamos a parar”.

Carolina Bescansa intervino en representación de PodemosPor su parte, Joan Balldoví, de Compromís, puso el énfasis en que “estamos aquí por la desfachatez del Ministro Soria, que decía que no bajaba la electricidad cuando estaba subiendo”. También intervinieron Álvaro Abril, por el PSOE, Carolina Punset, por Ciudadanos, Carolina Bescansa, en nombre de Podemos, o Juantxo López de Uralde, por Equo.

Previamente y como portavoz de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, Cote Romero, había subrayado los elementos centrales de la denuncia, que subrayan el recorte de 3.000 millones de euros anuales a las renovables, caracterizado por la arbitrariedad y la falta de respaldo técnico. En este último aspecto, Romero puntualizó la “constante negativa de Industria a la solicitud reiterada en sede parlamentaria acerca de los informes técnicos que avalaran estos recortes”. Y denunció que la base técnica de los mismos no haya estado en dichos informes, sino en la “manipulación del Gobierno a las consultoras para que hicieran informes alternativos que atacaran el Autoconsumo Energético”. También afirmó que “el Borrador está para desincentivar y cierra todas las posibilidades abiertas por algunos gobiernos autonómicos, incluso del PP. El objetivo es frenar la autoproducción, frenar una sistema energético más limpio y contribuir a reducir la pobreza energética”.

Joan Coscubiela, en nombre de Iniciativa per Catalunya-Els VerdsOtros argumentos de la denuncia son los más de 600.000 euros invertidos en consultores externos, las contradicciones de un proceso “adjudicado a dedo”, la ausencia de la más elemental transparencia y la posibilidad de que “los hechos pudieran ser constitutivos de delito de prevaricación”, apuntando al secretario de estado de Energía, Alberto Nadal, como principal responsable.

Atemorizar a la Sociedad

Por otra parte, Greenpeace ha emitido también un comunicado para “rechazar el impuesto al sol con el que el Ministerio de Industria quiere penalizar el autoconsumo”. La organización ecologista considera que la ambigüedad del proyecto de RD busca atemorizar a los potenciales autoconsumidores. Además indica que el Gobierno impide así que el autoconsumo ayude a paliar la pobreza energética. Y aprovecha para solicitar a los partidos que aspiran a gobernar tras las próximas elecciones que, en caso de aprobarse el RD, se comprometan a derogarlo y reemplazarlo por una normativa que favorezca el autoconsumo, las energías renovables y el ahorro energético.

“Es inaceptable que Industria pretenda que los autoconsumidores paguen por duplicado los costes que tiene el sistema eléctrico: cuando consumen energía de la red pero también cuando consumen la energía que ellos mismos producen. Esto no es un problema técnico, sino una declaración política que intenta poner freno a los consumidores que quieran producir su energía y de esa manera ganar autonomía frente a las grandes eléctricas”, aseguran. “Además, el texto promovido por el ministro Soria permanece ambiguo y complejo para provocar miedo en quienes se estén planteando esta forma de consumo energético”.