Conecta con nosotros

Energías renovables

5 mitos que frenan el autoconsumo residencial en España

Publicado

el

5 mitos que frenan el autoconsumo residencial en España

En los últimos años, como respuesta a la inestabilidad y los picos históricos del precio de la electricidad registrados en España, miles de familias han encontrado en el autoconsumo una solución para reducir su factura de la luz. De hecho, según datos del reciente Informe Anual del Autoconsumo Fotovoltaico de APPA, entre 2022 y 2023 se han realizado 329.043 instalaciones residenciales de autoconsumo en nuestro país.

 

Sin embargo, aunque cada vez están más reconocidos los beneficios del autoconsumo, tanto para la economía doméstica como para el cuidado del planeta y el potencial del sector es enorme, aún existe cierto desconocimiento y desconfianza de parte de la población hacia esta forma de consumo eléctrico que rompe con el esquema tradicional. Desde la compañía Comunidad Solar han hecho acopio de los 5 principales mitos que frenan su implantación en España:

  1. El autoconsumo es exclusivo para viviendas unifamiliares: Está muy extendida la creencia de que el autoconsumo está restringido a quienes residen en ellas, pero existen diversas opciones que no dependen de tener un tejado propio. Dos tercios de la población española vive en pisos y puede optar por acordar con sus vecinos la instalación de paneles en el edificio (autoconsumo colectivo); aprovechar la energía generada en una instalación centralizada en una ubicación cercana (comunidad energética); o disponer de sus propios paneles en un parque solar a decenas o cientos de kilómetros de su hogar (autoconsumo remoto).

 

  1. El autoconsumo es poco rentable: El prejuicio popular de que el autoconsumo tiene un coste económico elevado choca frontalmente con su gran rentabilidad. En primer lugar, en los últimos años las regulaciones han pasado de frenar el autoconsumo con el Impuesto al Sol -derogado en 2018- a incentivarlo con subvenciones. En segundo lugar, la tecnología solar ha evolucionado mucho y se ha abaratado, haciendo la inversión en autoconsumo mucho más accesible. Se cifra el ahorro medio mensual en la factura de la luz en un 70 %, de tal forma que las inversiones se amortizan en un periodo de 6 años.

 

  1. El autoconsumo solo es posible en las regiones más soleadas: Una amplia mayoría de usuarios desconoce que los paneles solares no recogen la luz, sino la radiación solar, por lo que siguen produciendo energía incluso en días Si bien es cierto que las zonas con más horas de sol son localizaciones más eficaces para el autoconsumo que otras que disponen de menos, cualquier comunidad autónoma española tiene mayor potencial solar que las principales ciudades europeas. Además, el autoconsumo remoto permite generar la energía solar en los lugares con mejores condiciones y consumirla en otros menos favorables.

 

  1. Los paneles solares son perjudiciales para el medio ambiente: La energía solar es limpia, renovable y cumple un papel importante para el bienestar del planeta, reduciendo la dependencia de los combustibles fósiles, principales emisores de gases de efecto invernadero. El impacto ambiental de la fabricación de paneles solares es muy inferior a la de otras formas de energía, y al final de su vida útil la mayoría de sus componentes son reciclables.

 

  1. Los paneles solares requieren un mantenimiento exhaustivo: La innovación tecnológica ha permitido que actualmente los paneles sean muy resistentes y tengan una vida útil de entre 25 y 30 años. Suelen estar cubiertos con vidrio templado, que protege las células solares de su interior frente a impactos, vibraciones y cambios climáticos. El mantenimiento esencial consiste en retirar la suciedad y el polvo 3 o 4 veces al año para que tengan el máximo rendimiento.