SHARE
Rittal apuesta por una “fábrica verde” en Haiger

Con el punto de mira puesto en la protección del medio ambiente y la eficiencia energética, especialmente en su factoría de Haiger, Rittal está llevando a cabo iniciativas a favor de conseguir que ésta pueda atribuírsele la condición de “fábrica verde”. De este modo, hace unas semanas se puso en marcha la nueva instalación de pintura en la planta, tan silenciosa y limpia que, fuera de producción, casi nadie se dio cuenta. Es una de las piezas centrales de la fábrica. Con la ayuda del sistema, los armarios de distribución que se producen en Haiger cuentan con la cubierta exterior protectora necesaria. Es lo más parecido al proceso de pintura de un automóvil. Gracias a la cubierta exterior, los armarios de distribución son resistentes a la suciedad, el viento y el clima.

Camión de Rittal dejando la fábrica de Haiger (Alemania)

¿Qué tiene esto que ver con la protección del medio ambiente? Según Jörg Kühn, responsable de seguridad, energía, medio ambiente y construcción en Rittal, tiene mucho que ver: “el calor residual generado durante el proceso de pintura se reutiliza en otros lugares, por ejemplo, para desengrasar componentes en producción o para la calefacción de las naves”.

También el consumo de agua en la fábrica de Haiger también presenta una gran eficiencia energética. El agua utilizada durante el funcionamiento se limpia y reutiliza en un sistema de circuito cerrado: “La industria de alta tecnología y la protección del medio ambiente no se excluyen”, afirma Kühn sobre estos sistemas de reciclaje. No solo cumplían con los requisitos legales, sino que van más allá de la protección del medio ambiente. Kühn recuerda también la importancia de la concienciación para un uso sostenible del medio ambiente. “Si la tecnología punta pudiera ayudar a la industria, sería algo realmente bueno”.