Como proveedor líder de infraestructura de carga de vehículos eléctricos, servicio y soluciones de software para flotas comerciales, InCharge Energy ampliará la oferta de carga de vehículos eléctricos inteligentes y conectados de ABB. La transacción se basa en la inversión inicial de ABB, que ahora aumenta su participación a alrededor del 60 % del capital de InCharge Energy. El objetivo final es lograr una posición más fuerte para beneficiarse de las importantes inversiones en el mercado de los vehículos eléctricos de Estados Unidos, ampliando su base de clientes y su oferta de software de electrificación de flotas y servicios digitales.

 

La transacción forma parte de la estrategia de crecimiento de ABB E-mobility y pretende acelerar la expansión de su cartera para incluir soluciones de infraestructura de vehículos eléctricos llave en mano para flotas comerciales privadas y públicas, fabricantes de vehículos eléctricos, operadores de viajes, etc.

InCharge Energy ofrece soluciones integrales de infraestructura de recarga de vehículos eléctricos, desde el asesoramiento inicial y las recomendaciones sobre las mejoras energéticas necesarias hasta la adquisición, instalación, funcionamiento y mantenimiento de los sistemas de recarga. También ofrece servicios de software basados en la nube para la optimización de la gestión de la energía, fundamental para maximizar el rendimiento del negocio de las flotas. Sus modelos de servicio ofrecen soluciones de suscripción como el software como servicio y la carga como servicio totalmente financiada. Además cuenta con varios acuerdos con los principales operadores de flotas comerciales en los EE. UU. Fundada en 2018 y con sede en California, la empresa tiene alrededor de 50 empleados y está activa en los EE. UU. y Canadá.

ABB adquirió inicialmente una participación del 10 por ciento a través de su inversión en la ronda de financiación de capital riesgo de la serie A en 2020 y ahora ha aumentado esa participación hasta el 60 %, mientras el porcentaje restante se mantiene en poder de sus fundadores, que seguirán dirigiendo la empresa, junto con el actual equipo directivo.

Se espera que Estados Unidos asigne 7.500 millones de dólares para construir la red nacional de cargadores de VE e invierta más de 5.000 millones de dólares en autobuses de tránsito limpios para acelerar la adopción del VE, reducir la contaminación atmosférica y crear puestos de trabajo. Estas previsiones forman parte de la aprobada Ley de Inversión en Infraestructuras y Empleos.