SHARE
Fenie piensa que las medidas del Gobierno generan más incertidumbre a las empresas instaladoras

La Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones de España, Fenie, ya consideraba el pasado sábado que el Real Decreto-Ley anunciado ese mismo día y publicado finalmente el domingo por la noche “en lugar de aclarar las medidas anteriormente publicadas, genera una situación de incertidumbre sobre las verdaderas intenciones del Gobierno con las medidas publicadas, en relación con la paralización de todas las actividades consideradas no esenciales”.

Según Fenie, “las medidas publicadas no hacen más que incrementar la incertidumbre de las herramientas que disponen las empresas para hacer frente a la crisis y, según cual sea el criterio de aceptación/rechazo de las peticiones de ERTE´s por parte de nuestro colectivo, la Federación estima que podrán desaparecer un número muy elevado de empresas instaladoras”. Y añaden que la propia Federación, “lleva trabajando desde la declaración de Estado de Alarma de forma muy activa en el análisis de las medidas publicadas, el impacto que tienen las medidas en el colectivo de empresas instaladoras, formado principalmente por autónomos y pymes, y colaborando con el Gobierno, en base a diferentes propuestas que ha lanzado a los diferentes ministerios, para que las medidas que está promoviendo, sean más efectivas, no sólo desde un punto de vista empresarial sino también desde el punto de vista de la seguridad del elevado número de trabajadores de las empresas”.

Como representantes del colectivo de empresas instaladoras, y tal y como reclaman desde el inicio del Estado de Alarma, consideran “de vital importancia que se aclare por parte del Gobierno que las medidas que se están planteando puedan ser ejecutadas por un colectivo de empresas que, a pesar de ser un servicio esencial, se está viendo seriamente afectado por la crisis derivada del COVID-19 dada la disminución de actividad propia del estado de alarma”.

El comunicado de la Federación concluye lamentando “que se limiten las posibilidades de maniobra a las empresas que forman parte de un sector estratégico que, con anterioridad a la declaración del estado de alarma colaboraba con los ministerios correspondientes para fomentar la creación de empleo a partir de la formación profesional y, en la actualidad, se encuentra frente a una crisis sin capacidad de comprender si puede o no hacer uso de las medidas lanzadas por el Gobierno”.