SHARE
Conaif presenta un protocolo de actuación frente al coronavirus para las empresas instaladoras españolas

La Confederación Nacional de Asociaciones de Empresas de Instaladores y Fluidos, Conaif, ha elaborado un protocolo de actuación para empresas instaladoras frente a la infección por coronavirus. Incluye una serie de recomendaciones y medidas preventivas con el objetivo de proteger la salud de los instaladores y sus trabajadores así como de los clientes, tratando de reducir al máximo las posibilidades de contagio cuando se accede a los hogares para atender los avisos de trabajo.

El documento previsto para la próxima etapa de las primeras fases de la “desescalada”, ha sido presentado al Ministerio de Sanidad y está sujeto, además, a las instrucciones que las autoridades sanitarias puedan ir estableciendo durante la crisis.

El acceso a los domicilios de los ciudadanos por parte de las empresas instaladoras es imprescindible para prestar determinados servicios relacionados con las instalaciones de agua, gas, calefacción, climatización y electricidad (instalaciones, mantenimientos, averías, reparaciones, emergencias…). Y debe hacerse, según Conaif, siguiendo unas pautas concretas de actuación que minimicen el riesgo de contagio, tanto de los clientes como de los instaladores. El protocolo recoge cinco escenarios diferentes y establece una serie de medidas preventivas y de protección en cada uno de ellos:

Primer escenario

El primero se establece antes de ir al domicilio del cliente. Conaif aconseja a los instaladores, como primera medida de prevención, tomarse la temperatura, y si es superior a 37,5ºC no salir de casa y notificarlo a su Centro de Salud. También evitar cualquier actuación o desplazamiento si el instalador presenta síntomas compatibles con el COVID-19 (tos, dificultad respiratoria…). Y salir siempre de casa o de la empresa con la mascarilla puesta.

Segundo escenario

A continuación, se encuentra el protocolo sobre el desplazamiento hasta el domicilio del cliente. Se recomienda al instalador utilizar el vehículo de forma individual, siempre que sea posible. Si es necesario compartirlo, no deberá sentarse más de una persona por fila de asientos y la situación entre los ocupantes deberá ser en diagonal para mantener la mayor distancia posible. Si el vehículo es una furgoneta de trabajo y dispone de una única fila podrán ir dos personas en la cabina con la máxima separación. Además, se recomienda desinfectar el vehículo tras cada uso, utilizando gel hidroalcohólico u otros desinfectantes o productos autorizados.

Tercer escenario

Antes de la intervención en el domicilio, Conaif aconseja mostrar al cliente la homologación correspondiente como empresas instaladoras autorizadas o instalador autorizado y pasar después a informarle de que, por seguridad y en la medida de lo posible, permanezca en otra estancia de la vivienda o mantenga una separación de, al menos, 2 metros. Se deberá evitar cualquier saludo o contacto físico con él. Además de extremar las medidas higiénicas, el instalador deberá estar protegido con los EPI´s necesarios (guantes, mascarilla, gafas de seguridad, pantalla facial) según la evaluación de riesgos que realice.

Cuarto escenario

Durante la intervención en el domicilio, se recomienda, entre otras medidas, ventilar la estancia, mantener las herramientas tapadas, limpiar previamente con productos desinfectantes las superficies de los equipos e instalaciones que se vayan a manipular y mantener la máxima protección con los EPI´s.

Quinto escenario

Por último, al finalizar la intervención en el domicilio, el protocolo de actuación recomienda a las empresas instaladoras no dejar residuos ni EPI´s en el domicilio, quitarse estos con seguridad y desecharlos si son de un sólo uso, según las pautas marcadas que evitan la dispersión del virus, desinfectar las herramientas y material utilizado, así como lavar la ropa de trabajo a más de 60º y sin mezclar con otras prendas.