Conecta con nosotros

Fabricantes

ABB aporta seguridad a los sistemas eléctricos de misión crítica

Publicado

el

ABB acaba de lanzar al mercado el dispositivo de protección contra sobretensiones (SPD) de última generación QuickSafe®, que combina la tecnología de desconexión térmica patentada por la compañía y un sistema de respaldo para garantizar que los equipos eléctricos –incluidas las instalaciones de misión crítica para centros de datos, hospitales y bancos– estén constantemente protegidos contra los daños que, de lo contrario, podrían causar las sobretensiones de la alimentación. De este modo, con un pequeño dispositivo se logra proteger a los equipos eléctricos y evitar interrupciones imprevistas o inesperadas originadas por maniobras de la red o los rayos. Se utilizan en grandes cantidades en las aplicaciones industriales y residenciales. Una sobretensión potente funde literalmente los circuitos y componentes de estado sólido, pero incluso una sobretensión pequeña, si se repite muchas veces, puede ocasionar daños y la pérdida de valiosos datos almacenados.

Normalmente, los SPD protegen los sistemas repetidamente a lo largo de su ciclo de vida, pero el calentamiento global amenaza con aumentar en un 50% el número de rayos de aquí a finales de siglo, según estudios de la Universidad de California. Para las instalaciones de grandes rascacielos, acostumbradas a soportar cerca de un centenar de impactos de rayos al año, e incluso hasta medio centenar en un solo día, QuickSafe de ABB ofrece un mayor grado de seguridad.

El ciclo de vida de los SPD varía en función de la magnitud y la frecuencia de las sobretensiones que soportan, lo que hace que la fecha de sustitución sea impredecible. Habitualmente, si su ciclo de vida finaliza antes de la sustitución, los equipos que protegen quedan expuestos. En el caso del QuickSafe, la innovación consiste en una tecnología de respaldo de seguridad, simple e ingeniosa, con dos componentes electrónicos por dispositivo, a diferencia de lo habitual, que es un componente por dispositivo. Un indicador muestra qué componente se debe sustituir, lo que permite identificarlo y sustituirlo sin riesgos, mientras que el segundo componente sigue protegiendo los equipos. Gracias a este sistema de reserva, se elimina el riesgo de que algún dispositivo quede desprotegido.