SHARE
Las grandes eléctricas siguen pagando dividendos a sus accionistas en plena crisis del coronavirus

Las grandes compañías eléctricas repartirán este año 5.500 millones en dividendos a sus accionistas, según apunta el diario digital El Confidencial, en medio de la crisis provocada por el coronavirus. Además, se da la circunstancia de que ha sido rescatado el déficit de tarifa para cubrir la merma de ingresos de estas compañías.

Tanto Endesa como Iberdrola, como también Naturgy o Enagás y la propia Red Eléctrica de España han ido confirmando en las últimas semanas las retribuciones a sus accionistas. Iberdrola prevé repartir más de 2.500 millones, y el perceptor de una cantidad mayor será el Estado de Qatar. Por su parte, Endesa pagará más de 1.500 millones a sus accionistas y 1.000 de ellos serán para Enel, eléctrica italiana que destaca en su accionariado. Naturgy pagará casi 1.350 millones de euros más, entre cuyos receptores destacan el fondo estadounidense GIP, el británico CVC y Criteria Caixa.

En el caso de Red Eléctrica el reparto es más reducido, porque se estima en 569 millones de euros, un 20 % del cual será para el Estado a través de la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales). Enagás, por su parte, pagará alrededor de 440 millones y también el Estado se beneficiará de un 5 % de esta cantidad, la misma que recibirá la sociedad inversora Pontegadea.

Coincide además con el hecho de que el Gobierno aprobó la semana pasada un Real Decreto-Ley que permite a pymes y autónomos reducir su potencia contratada gratis mientras esté vigente el Estado de Alarma causado por el coronavirus COVID-19. La medida implica que las propias compañías eléctricas podrían verse perjudicadas con una reducción de los ingresos que reciben a través de los peajes de la parte fija de la factura eléctrica y también de la de gas. Por ello, también se prevé que dicho déficit de tarifa que se les pueda generar estará costeado por el Estado, que ya ha estimado la cantidad en más de 37 millones de euros al mes. En el Real Decreto también se dispone que las comercializadoras corran con el cargo que supone la inclusión en el Bono Social de los autónomos afectados por la crisis generada por la actividad económica detenida, pero se trata de una cantidad muy inferior, que no alcanza los 4 millones mensuales y que, además, asumen también las comercializadoras de menor tamaño a las que afecta más a su tesorería.

Asimismo, las compañías eléctricas también se están beneficiando de medidas de apoyo contra la crisis provocada por el coronavirus COVID-19, como el programa de compra de bonos del Banco Central Europeo, que compra deuda a corto plazo y permite a las eléctricas reducir sus costes financieros. El propio BCE había recomendado a las grandes compañías la supresión del reparto de dividendos en este contexto de crisis severa actual para resguardar el capital, y la recomendación ya ha sido seguida por algunas de las grandes entidades bancarias españolas y otras compañías, pero ha sido obviada por completo por las grandes eléctricas.