Conecta con nosotros

Energía

La gestión energética en las empresas españolas

AMADOR VALBUENA, RETELEC

Publicado

el

Oficina bien iluminada y con control de eficiencia energética

Los sistemas de gestión energética tienen como objetivo la optimización del uso de energía en una instalación sin reducir sus prestaciones.

Un correcto programa de gestión energética permite disminuir el gasto progresivamente en una empresa desde su implementación, alcanzando un ahorro de entre el 5% y el 20% en la factura energética en un periodo corto de tiempo.

Estos sistemas suministran información constante de los distintos parámetros energéticos de una instalación eléctrica para permitir la optimización de los consumos. Cuando esta monitorización permite actuar sobre la instalación de forma remota es llamada telecontrol y entramos en el mundo de la domótica.

Esta solución puede ser adoptada por cualquier entidad, independientemente de su sector, su actividad o su tamaño. Las pequeñas empresas son las que suelen tener mejoras más visibles, ya que son las que hasta ahora han aplicado menos medidas de optimización energética.

Con el Real Decreto Ley 56/2016 se obliga a empresas de más de 250 empleados o más de 50 millones de euros facturados al año, a presentar auditorías periódicas cada 4 años. No obstante, aquellas empresas que pongan en práctica Sistemas de Gestión Energética u obtengan la certificación ISO 50001 estarán exentas de estas auditorías periódicas. Para aquellas empresas que no cumplan el reglamento, las multas oscilarán entre los 10.000€ y los 60.000€ con cada revisión del Estado.

Empresas como Retelec System SA ya ofrecen servicios de auditoría y de gestión energética que permitirán a sus clientes mantener un control real de sus suministros.

Para aquellas empresas que no cumplan el reglamento, las multas oscilarÁn entre los 10.000€ y los 60.000€

Por el momento las pymes no están obligadas a cumplir este decreto, sin embargo la implantación de un Sistema de Gestión Energética puede llegar a reducir de forma considerable el gasto económico, debido a la identificación de gastos pasivos e inconscientes que se pueden evitar si se tienen monitorizados. Además la implantación de la monitorización energética permite mejorar la competitividad de las empresas debido a la reducción del gasto en consumos. La tendencia a medio/largo plazo dentro de la Unión Europea es la integración de todas las empresas dentro de este decreto, cuyo objetivo es reducir la dependencia energética del exterior, las importaciones de combustibles fósiles, el gasto energético y las emisiones contaminantes.

¿Cómo funciona?

La gestión energética comienza con una auditoría en la que se estudia la situación actual de la empresa y se analizan sus instalaciones, desde el gasto en iluminación, el consumo de la maquinaria, la climatización o el aislamiento de paredes y cristales, implantando sistemas de control que permiten al usuario identificar qué puntos consumen más que otros e implantar mejoras que permitan alcanzar mayores niveles de eficiencia.

Para controlar todos los consumos y el estado de cada parte de la empresa se deben incluir analizadores de redes en el cuadro eléctrico, así como sensores de temperatura o humedad, lo que permitirá tener un conocimiento de los consumos, sus variables y otros indicadores energéticos de cada sección de la empresa, con información actualizada cada 15 minutos. Gracias a esta monitorización se puede saber desde la energía reactiva que se está produciendo, la temperatura y la humedad que hay en el ambiente o cuánta iluminación se está consumiendo en una sala.

El tratamiento de los datos obtenidos de forma automática facilita la gestión de la optimización energética, reduciendo los tiempos invertidos en su análisis. Cada empresa tiene la opción de gestionar por sí misma sus recursos energéticos o cedérselo a un gestor externo cualificado, que sea capaz de interpretar la información y tomar decisiones para mejorar las condiciones actuales.

Oficina con control energético

Advertisement