SHARE
La eclosión renovable y los altos precios de la energía marcan el Día Mundial de la Energía

La celebración este 14 de febrero del Día Mundial de la Energía tiene lugar en España en un contexto de inquietud por los elevados precios de la energía, pero también de optimismo, por lo que supone el impulso a las renovables y la coincidencia con una fecha que la Organización de las Naciones Unidas instituyó con el objetivo de promover el uso de fuentes alternativas y disminuir la utilización de energías no renovables.

 

Por ejemplo, la Unión Española Fotovoltaica ha afirmado que su celebración llega para la asociación “en el mejor momento de su historia” y celebra el récord de más de 3.233 MW fotovoltaicos instalados el año pasado, que junto con los que logró el autoconsumo (1.203 MW) hacen del 2021 el mejor año de la historia en potencia instalada en nuestro país. Unef añade que la energía fotovoltaica “es la solución para abaratar los precios de la electricidad a particulares y a industrias a través del autoconsumo y también en el mercado diario mediante la instalación de grandes plantas”, además de demostrar también que “es eficaz en la lucha contra el cambio climático y una apuesta para la biodiversidad”.

Aprovechan para hacer balance e informar de que “el autoconsumo experimentó un crecimiento del 101,84 % con respecto a 2020 y supuso el 30 por ciento de toda la potencia puesta en marcha”, resultados que “revelan que cada vez hay una mayor concienciación entre la ciudadanía de que, además de ser una fuente de energía limpia, autóctona, que combate el cambio climático y que es la más responsable con el medioambiente, somos también una tecnología competitiva y barata”, según su director general, Jose Donoso.

La eclosión renovable y los altos precios de la energía marcan el Día Mundial de la Energía

 

Mercado eléctrico “obsceno”

No obstante, la celebración también se nutre de hechos menos favorables. Para la Fundación Renovables, “los altos precios de la electricidad, impulsados por la tensión geopolítica del gas fósil, ponen en evidencia, a juicio de las organizaciones, el obsceno funcionamiento del mercado eléctrico, con un modelo marginalista que no tiene en cuenta el coste real de generación y recurre a un opaco coste de oportunidad en la fijación de sus precios”.

Añaden también que “la escasa transparencia en la conformación de precios se produce por la elevada concentración de este mercado en muy pocas empresas (oligopolio) y su integración vertical en todas las actividades del sistema energético: generación, transporte o distribución y comercialización, lo que dificulta la entrada de nuevos actores como las comunidades energéticas o los agregadores de demanda”.

La eclosión renovable y los altos precios de la energía marcan el Día Mundial de la Energía

Todo ello en el contexto de la Semana contra la Pobreza Energética, en la que se desarrollarán diversas actividades reivindicativas que culminarán con una concentración el domingo 20 de febrero. Decenas de organizaciones reivindican el derecho a la energía limpia para acabar con la pobreza energética y demandan al Gobierno la creación de una tarifa social que garantice el derecho a la energía limpia para las personas más vulnerables, la prohibición de cortes de suministros básicos de agua, luz y gas, y medidas para asegurar la eficiencia energética y contra la concentración de poder de los oligopolios.