SHARE
Industria publica el informe anual de la Energía en España 2014

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo, a través de la Secretaría de Estado de Energía, ha hecho público en su página web el informe de la Energía en España, en el que se hace un análisis exhaustivo del comportamiento de todos los sectores que conforman el mix energético nacional en el 2014. En términos generales, el suministro energético en España evolucionó en 2014 hacia una estructura más diversificada, con creciente participación de las fuentes de energías renovables y del gas natural. La eficiencia del sistema energético español, medida en términos de energía consumida por euro producido, se mantuvo en la senda de mejora experimentada en los últimos años, sobre todo en lo que respecta al consumo de energía final.

El informe resume, en su primer capítulo, la situación y perspectivas de los mercados energéticos internacionales, sirviendo de base para enmarcar el análisis de la demanda de energía en España en 2014, descrito en el capítulo siguiente. Los siguientes capítulos desgranan el comportamiento de los sectores energéticos del mix, a saber, los sectores eléctrico, nuclear, carbón, hidrocarburos y renovables, incluyendo eficiencia energética y cogeneración. El impacto ambiental de los usos energéticos ocupa un capítulo propio, seguido de una breve reseña de las áreas y proyectos de investigación, desarrollo e innovación en el ámbito de la energía en marcha.

El trabajo se cierra con un retrato de la situación de las redes de transporte y distribución de energía en el 2014 acompañado por una enumeración de los desarrollos más importantes de las redes de transporte de energía que se han planificado para su ejecución en los próximos años.

La Secretaría de Estado de Energía viene publicando el informe anual sobre la Energía en España con carácter anual desde 1997. La preparación del informe responde al compromiso adquirido por el Gobierno con el Congreso de los Diputados de ofrecer información completa y rigurosa sobre la evaluación de la demanda y los balances energéticos, así como sobre el cumplimiento de las actuaciones orientadas a la consecución de los objetivos de la planificación energética.