SHARE
Feníe Energía celebra sus primeros 10 años en un “momento inmejorable” hacia la transformación energética

Feníe Energía ha celebrado este lunes con los medios de comunicación el décimo aniversario de su constitución. La compañía nació entonces con un modelo de negocio completamente novedoso, basado en el soporte comercial de las empresas instaladoras y en que estas consiguieran diversificar y ampliar su negocio a través del asesoramiento y la comercialización energéticos. La estrategia se fundamentó en la cercanía y la confianza del cliente y en esta década ha permitido a la empresa alcanzar la cifra de 400.000 clientes, fidelizados por más de 2.500 agentes energéticos.

Carlos Moyá, presidente del Consejo de Administración, aprovechó para hacer balance y ofrecer algunas pistas sobre el futuro de la compañía, que en el último año ha vivido cambios sustanciales en una buena parte del equipo de dirección. Moyá subrayó el “momento inmejorable ante el que nos encontramos, las últimas directrices y regulaciones tiene, por fin, un marchamo europeo y esto es positivo para todos”, y añadió sobre el cambio de modelo, “desde hace algunos años ya, al ciudadano le interesa ser eficiente y sostenible en su consumo energético y ahora los consumidores tenemos la oportunidad de formar parte activa del sistema”.

Feníe Energía celebra sus primeros 10 años en un “momento inmejorable” hacia la transformación energética
Carlos Moyá explica las novedades de la comercializadora Feníe Energía para los próximos años

Carlos Moyá, presidente de Feníe Energía: “La Transición Energética la haremos los instaladores”

 

Contribuir a ese proceso de transformación que vive el mercado es uno de los objetivos inmediatos. “La Transición Energética la haremos los instaladores”, subraya Moyá, que asegura que “si de algo sabemos es de energía, de instalaciones y de cómo ser eficientes a través de ellas y reivindicamos la importancia de que el asesoramiento se confíe a los mejores profesionales”. También incidió en la importancia de la gestión de la energía, “en Feníe Energía hemos empezado en enero con los autoconsumidores, ya estamos devolviendo los importes por los excedentes vertidos desde instalaciones de autoconsumo”.

Al presidente de la Federación le han acompañado José Luis Mozo, también miembro del Consejo de Administración y presidente de la asociación vallisoletana de instaladores, Apremie, así como Paula Román y Carlos Corrales, dos de los principales ejecutivos de la compañía. La empresa comercializadora ha sufrido los efectos de la subida de los precios energéticos en el pool, que alcanzó su momento cumbre a finales de 2018, pero ahora celebra haber superado “las dificultades sufridas a lo largo de estos dos últimos años” y mantiene reuniones periódicas con sus agentes y las asociaciones de instaladores para “agradecer el esfuerzo realizado entre todos en este tiempo”. En esta década ha consolidado un modelo de negocio orientado hacia la cercanía, el conocimiento directo del cliente y centrado en la asesoría experta con el objetivo de buscar el máximo ahorro posible y la mayor eficiencia para esos mismos clientes.

Ese servicio personalizado, además de la apuesta por la energía verde y los nuevos modelos de autoconsumo son algunas de sus señas de identidad. Precisamente en relación con el modelo renovable, Feníe Energía ha apostado por activos de generación en energía eólica y fotovoltaica y se plantea también nuevos modelos de cara al futuro. “Con la Transición Energética llegan nuevas modalidades de inversión y, en nuestro caso, barajamos una idea para que nuestros clientes puedan participar en generación con pequeñas inversiones, a cambio de lograr beneficios y descuentos en la factura eléctrica”.

Paula Román: “En movilidad eléctrica, nos sentimos más cómodos trabajando en soluciones al cliente final que en el escenario público, aunque también podemos dar el servicio en determinados casos”

 

Otro apartado que impulsa la compañía es la movilidad eléctrica. “En ella nuestro fuerte es estar cerca del cliente y, hasta ahora, hemos procurado sobre todo colaborar con las marcas en un partenariado que a ellas les permita ofrecer a sus compradores instaladores de referencia para la infraestructura de recarga”, subrayó Paula Román, antes de añadir “nos sentimos más cómodos trabajando en soluciones al cliente final que en el escenario público, aunque también podemos dar el servicio en determinados casos”. Por ejemplo, en Baleares, Feníe Energía se ha encargado de la instalación de una amplia mayoría de los puntos de recarga existentes en las islas, “contamos con garantía y experiencia”.

En un momento en el que las empresas refuerzan su compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, la comercializadora quiere llevar su misión un poco más lejos, facilitando “que nuestros clientes se sumen a un nuevo modelo energético y contribuyan de un modo decisivo al cambio responsable gracias a la asesoría experta de nuestros agentes”, el futuro de la empresa pasa, según él, “por ayudar a las personas en la transición hacia un consumo energético responsable”, concluye.