SHARE
Elecciones 20D: Propuestas de los partidos en materia energética
Las elecciones que el próximo domingo decidirán el Gobierno en España para los próximos 4 años confrontan las ideas y los proyectos de numerosos partidos, pero tan sólo 4 de ellos cuentan con posibilidades de gobernar a falta de sólo 4 días para los comicios. Son además los partidos que han participado en los debates más mediáticos y aquellos que figuran en todas las encuestas en las primeras posiciones: PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos. Sus propuestas en materia energética tienen puntos coincidentes, pero también diferencias sustanciales. En líneas generales, estos son los principales asuntos que abordan y lo que ofrecen en cada uno de ellos:

 

 

 

 

Partido Popular

Partido Popular

El proyecto energético del PP en materia de energía se basa en un lema inicial que afirma que “apoyamos una energía competitiva para crecer y crear empleo”. Controvertido en esta legislatura por tomar medidas como el “freno al autoconsumo”, con el ya famoso “impuesto al sol”, el partido que ha gobernado estos 4 últimos años asegura querer congelar “la parte de la factura eléctrica que depende del Gobierno”, así como garantizar que “no se volverán a generar déficits en el sector energético”, mientras los superávits prevé dedicarlos a “reducir la factura del consumidor”.

Mejorar la competencia en los mercados o reducir los impuestos sobre la generación eléctrica, garantizando la sostenibilidad  financiera del sistema eléctrico, son también objetivos, así como impulsar las interconexiones eléctricas con las islas y con Europa y mantener a la minería y la energía nuclear como parte del mix energético.

El PP afirma que “seguiremos potenciando la penetración de las energías renovables en el mix energético, especialmente en las islas, donde su coste es menor que las tecnologías convencionales”, pero no da cifras. Establecer la exención del impuesto del valor de la producción de energía eléctrica a las nuevas instalaciones de energías renovables que se introduzcan en el sistema sin subvención, está también en su programa, así como reducir las cargas administrativas y los plazos en la tramitación.

Considera también a la eficiencia energética “un pilar central de nuestra política”, con la inversión de más de 1.800 millones a través del Fondo Nacional de Eficiencia Energética, de cara a cumplir con los objetivos de ahorro energético para 2020. En ese sentido prevé apoyarse en la rehabilitación de viviendas en coordinación con las demás administraciones, así como adoptar un plan de eficiencia en los edificios públicos de la Administración General del Estado, pero aquí no ofrece datos cuantitativos.

También cuentan con el impulso al vehículo impulsado con energías alternativas y con impulsar programas específicos de eficiencia energética para los servicios públicos. El PP quiere situar “al consumidor como el protagonista del mercado energético”, culminar el despliegue de contadores inteligentes para el año 2018 y facilitar que el consumidor disponga de la información de sus consumos en tiempo real por medios electrónicos y de herramientas para que pueda gestionar mejor su energía.

Partido Socialista Obrero Español

Partido Socialista Obrero Español

El programa del PSOE no incluye un apartado específico para la energía, sino que la aborda en el apartado dedicado a la reactivación económica. Esta circunstancia hace que las propuestas se diluyan mucho más, aunque aún así hay lugar para las cifras y los plazos como en materia de rehabilitación energética de, apartado en el que se comprometen a “rehabilitar 200.000 viviendas al año”, con otro tanto número de empleos generados al efecto. En lo que respecta a los edificios públicos, el compromiso alcanza al 3% de la superficie de los mismos rehabilitada energéticamente.

Desde un punto de vista de los “grandes objetivos”, el programa del PSOE habla de la transición energética, de cara a los compromisos internacionales de contaminación y se fija compromisos como el de no sobrepasar las 1,7 toneladas anuales de CO2e per cápita, pero lo lleva al año 2050. En la actualidad ese valor supera el cuádruple de la cantidad propuesta por los socialistas. Para lograrlo estima que conseguirá mejorar “la eficiencia energética en un 2% anual” y superar “en 2030 el 70% de participación de las energías renovables en la generación eléctrica”. Lo que ocurre es que la legislatura que ahora se dilucida en las urnas sólo llega hasta finales del año 2019.

Podemos

Podemos

Podemos lleva a su programa una idea central: “crear empleo al reducir la factura de la luz”. El Plan Nacional de Transición Energética que plantea prevé “crear empleo, ahorrar energía y rehabilitar viviendas con energía sostenible”. Y lo cuantifica en “700 euros de ahorro en la factura de la luz” (se entiende que anuales) y en la creación de “400.000 puestos de trabajo estables”. Q

El partido liderado por Pablo Iglesias asegura que “el Banco Central Europeo afirma que el mayor lastre de la economía española, lo que nos impide crear empleo no es el tipo de contrato ni los salarios, sino el coste de la energía”.

El Plan Nacional de Ahorro energético, basado en la rehabilitación de viviendas, con medidas a coste cero y ya implantado con éxito en Alemania, según cita el programa “permitiría crear 200.000 puestos de trabajo orientados a las personas del sector de la construcción”.

“El Plan Nacional de Energías Renovables permitirá impulsar la energía solar, la eólica, la geotérmica, la hidroeléctrica y biomasa de baja emisión, generar otros 200.000 puestos de trabajo duraderos a 20 años vista y solucionar el déficit energético”.

Podemos también quiere adoptar progresivamente el suministro total de energía verde para las administraciones públicas y llevar a cabo una auditoría de costes en el sector eléctrico, así como el fomento de “controles efectivos que impidan prácticas oligopólicas en el sistema eléctrico”. También se muestra claramente en contra del fracking y apuesta por derogar el Real Decreto que regula el autoconsumo (RD 900/2015).

 

Ciudadanos

Ciudadanos

Por su parte, Ciudadanos basa sus propuestas en impulsar un nuevo modelo energético, a través de un Plan Estratégico de Transición Energética, que promueva un nuevo modelo energético basado en las energías renovables, el autoabastecimiento y el ahorro energético. También en la protección del autoconsumo, eliminando cualquier traba al mismo y suprimiendo el llamado «impuesto al sol». Y, por último, en bajar los costes eléctricos a pymes y familias, modificando el sistema de precios de la energía.

Cita como posibilidad la generación distribuida y valora como “injusto” el peaje de respaldo y promete apoyar la creación de empresas de servicios energéticos, agregaciones de demanda, etc. Apuesta por la eficiencia energética, pero no concreta cifras de inversión ni apoyos específicos.

 

Izquierda Unida

Izquierda Unida

Izquierda Unida propone un Plan Energético, para cuyo punto de partida propone la necesidad de definir nuestro mix energético sin presiones de las multinacionales ni de los mercados. Apuesta por instalar 2.400Mw de renovables anuales hasta 2020, para que en ese momento el 70% de la electricidad se produjera con renovables. También considera “necesario un nuevo marco legislativo del sector eléctrico, con intervención pública en un sector estratégico que, además, tiene el carácter de servicio básico; tarifas por tramos sociales; tarifas servicios públicos (Ayuntamientos, Instituciones, etc.); sistemas descentralizados de suministro y abastecimiento (monopolios fuera).

Además de esta definición del mix energético para 2020, su programa apuesta por 5 puntos más: el desarrollo de las infraestructuras y las interconexiones internacionales, con el objetivo de la autosuficiencia energética; la liberalización de los mercados, que estima que no ha dotado de transparencia al sistema; el ahorro y eficiencia energética, sin objetivos numéricos; las energías renovables; y las centrales nucleares y la seguridad, en la que aboga por presentar un calendario de cierre para las primeras.