Conecta con nosotros

Eficiencia Energética

El primer ferry eléctrico del mundo ya está operativo en Noruega

Publicado

el

Siemens ha participado en el primer ferry eléctrico del mundo

El primer ferry eléctrico para vehículos y pasajeros del mundo, alimentado mediante baterías, ha entrado en servicio en Noruega. El transbordador solo utiliza 150 kWh por trayecto, el equivalente a tres días de consumo eléctrico en un hogar noruego estándar. Construido en colaboración con el astillero Fjellstrand, Siemens ha instalado el sistema completo de propulsión eléctrica y ha acondicionado las estaciones de carga con baterías de iones de litio, que se cargan mediante energía hidroeléctrica. Con el cambio a baterías, el armador Norled ha reducido el coste de combustible hasta en un 60%. El ferry navega seis kilómetros a lo largo del fiordo 34 veces al día, con una duración por viaje de unos 20 minutos.

Debido a que la red eléctrica de la región es relativamente frágil, Siemens y Norled han decidido instalar tres packs de baterías: una batería de iones de litio a bordo del transbordador y una en cada muelle, a modo de reserva. Las unidades de 260 kWh suministran electricidad al ferry mientras está atracado. Después, la batería se recarga lentamente con energía de la red, hasta que el buque regresa para descargar pasajeros y recargarse de energía. Las estaciones de carga se ubican en pequeños edificios del tamaño de un quiosco. Las baterías a bordo del buque se cargan directamente a través de la red durante la noche, cuando el transbordador no está en servicio. Cada pack equivale a 1600 baterías de un automóvil estándar. El transbordador de Norled consume unos dos millones de kWh al año, mientras que un ferry tradicional con propulsión diésel consume al menos un millón de litros de este combustible al año y además emite 570 toneladas de dióxido de carbono y 15 metros cúbicos de óxidos de nitrógeno.

A bordo del buque, Siemens ha instalado su sistema de propulsión eléctrica BlueDrive PlusC, que incluye una batería y un sistema de gobierno, el control de propulsión de las hélices, un sistema de gestión de la energía y un sistema de alarma integrado. Los sistemas de automatización integrados controlan y supervisan las máquinas y los equipos auxiliares del ferry están conectados a través de Profibus al resto de sistemas secundarios.

A diferencia de muchos vehículos eléctricos, esta nave sin emisiones se desarrolló partiendo de cero. El transbordador, de 80 metros de eslora y 20 metros de manga, está propulsado por dos motores eléctricos con una potencia de 450 kilovatios. Está fabricado exclusivamente en aluminio ligero, en lugar del acero que habitualmente se usa en la construcción naval. De esta manera, el buque pesa la mitad que un transbordador convencional.