SHARE
El consumo de electricidad cayó en febrero y se desploma en lo que va de marzo

La demanda de energía eléctrica de España cayó un 1,5 % en febrero, hasta los 20.961 gigawatios hora, respecto a la registrada en el mismo mes del año anterior y se ha desplomado en las semanas que llevamos de marzo un 5,2 %, debido a los efectos en el cese de la actividad provocada por la emergencia sanitaria del COVID – 19. En concreto, el consumo de electricidad retrocede un 9 %, en comparación con la semana anterior, lo que da una idea aproximada de lo progresivo del retroceso del consumo y también cómo podría aumentar ese descenso en la medida que nuevas compañías e industrias vayan cesando también en su actividad.

En los dos primeros meses de 2020, la demanda se estimó en 44.771 gigawatios hora, un 2,3 % menos que en el 2019. Una vez corregida la influencia del calendario y las temperaturas, la demanda es un 0,9 % inferior a la registrada en el mismo periodo del año anterior. Pero es que las cifras de marzo acusarán mucho más la tendencia al retroceso.

Según los datos que aporta Red Eléctrica, las energías renovables incrementan la generación, en concreto la fotovoltaica un 56 % más, la eólica un 44,5 % más y la hidráulica un 37,3 %. Todo ello frente al retroceso que experimentan las centrales de carbón de un 44 %, de las centrales de ciclo combinado en un 34,1 % o de la cogeneración, un 12,3 %. De hecho, las tecnologías limpias representan ya el 52 % del parque de generación español, al cierre del pasado año.

Durante el pasado mes de febrero, el 42,8 % de la generación mensual fue de origen renovable y el 67,9 % se produjo a partir de tecnologías que no emiten CO2 a la atmósfera. Si se suma el dato del mes de enero, el porcentaje de generación renovable durante los dos primeros meses se sitúa en el 42,2 %. En marzo, también la generación se está llevando a cabo mediante energías limpias, dato que también supondrá un previsible abaratamiento del recibo, hasta situarse en torno a los 30 euros por megawatio hora.

En el contexto actual, el Ministerio de Transición Ecológica ha recibido una propuesta del Grupo ASE, agregador energético, que tiene como objetivo facilitar a los consumidores ajustar temporalmente la potencia contratada en función de su consumo real. O lo que es lo mismo que la autoridad para poder efectuar la modificación no recaiga en las empresas distribuidoras, sino en los órganos competentes de cada comunidad autónoma, para agilizar el proceso.