SHARE
Aprobada una Planificación Eléctrica cuyo objetivo es que la generación renovable cubra el 67 % de la demanda energética

El Plan de Desarrollo de la Red de Transporte de Energía Eléctrica con el horizonte en 2026 ha sido aprobado este pasado martes por el Consejo de Ministros, con el objetivo principal de facilitar que la generación renovable crezca hasta cubrir el 67 % de la demanda nacional, desplazando a la generación con gas y aumentando la independencia energética. El pasado año, las renovables llegaron a cubrir el 46 % de la demanda, de modo que en los próximos cuatro años ese porcentaje debería crecer más de un 20 % sobre el total.

 

Para llevarlo a cabo se prevé la inversión de 6.964 millones, de los que 5.704 irán destinados a actuaciones de refuerzo de la red de transporte y otros 1.260 millones recalarán en interconexiones internacionales con Francia, Marruecos, Portugal y Andorra. Además, se prevé que generen casi 80.000 empleos, entre otros impactos, además de suponer un ahorro de costes superior a los 1.600 millones anuales. El Plan forma parte del escenario definido en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima y quiere también “maximizar el uso de la red existente, gracias a nuevas tecnologías, como baterías o compensadores síncronos”. En el periodo de participación pública se han recibido más de 3.200 alegaciones.

Aprobada una Planificación Eléctrica cuyo objetivo es que la generación renovable cubra el 67 % de la demanda energética

 

1.900 millones de euros para integrar renovables

Las mejoras en la red repercutirán en hasta 8.000 kilómetros de la misma, así como en la construcción de 2.700 kilómetros de nuevas líneas y 700 kilómetros de interconexiones submarinas. La mayor partida inversora, el 27 % del total, con casi 1.900 millones, se destinará a la integración de renovables y a mitigar las restricciones técnicas que impedirían el aprovechamiento de renovables. Le siguen los enlaces submarinos para sistemas no peninsulares, con casi 1.500 millones, las interconexiones internacionales, y las actuaciones para garantizar la seguridad, calidad y fiabilidad del suministro.

La Planificación ha incorporado una evaluación ambiental estratégica que ha avanzado de un modo paralelo durante todo el proceso, contando con una intensa participación pública. Además, se ha aplicado una metodología pionera de catalogación para identificar las zonas con menor impacto ambiental y mayores recursos renovables. De este modo, el Ejecutivo prevé una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero del sector eléctrico hasta los 17 millones de toneladas en 2026, un tercio del nivel de 2019.