SHARE

El Grupo Würth alcanzó un acuerdo el pasado viernes 7 con Apax Partners para incorporar al Grupo Electro Stocks, que pasará a formar parte de Würth Electrical Wholesale, su división eléctrica. Würth es una empresa familiar con 75 años de historia, profesionalizada, con una facturación de 13.620 millones de euros y más de 77.000 empleados en 2018. Desde el grupo distribuidor español se felicitan por el acuerdo que supone iniciar “una nueva etapa en el entorno de un grupo industrial familiar, internacional, con solidez financiera y una clara vocación de crecimiento y liderazgo”.

La gestión de Würth se ha caracterizado por varios aspectos: el objetivo prioritario de su crecimiento, que les ha llevado a porcentajes del 7% de media en la última década; la solidez financiera, con una deuda “muy reducida en relación con su balance y resultados operativos”; y también en la diversificación del negocio. En este sentido, Würth Line representa al negocio de herramientas y fijación más conocido del grupo, que representa alrededor de la mitad de sus ventas. Además cuenta con múltiples divisiones y empresas de diferentes tamaños que operan de forma autónoma e independiente.

Vista aérea de la sede central del Grupo Würth en Alemania

Grupo Electro Stocks pasa a formar parte de la división de material eléctrico, denominada Wurth Electrical Wholesale (WEG), la más grande tras la citada Würth Line, y que tiene como objetivo situarse como tercer grupo europeo de distribución de material eléctrico. El pasado año, la división eléctrica alcanzó una cifra de ventas de 1.666 millones de euros, cuenta con casi 4.500 empleados y presencia en ocho países, en Alemania con tres compañías independientes, con dos más en Italia, y también en otros países Polonia, Austria, Chequia, Eslovaquia y también los países Bálticos. En todos los casos, las compañías mantienen su marca, identidad y autonomía.

Con la incorporación del Grupo Electro Stocks, se consolida como tercer grupo europeo, alcanza un tamaño de 2.100 millones y supera la cifra de 5.000 empleados y, además, consigue su entrada en España, uno de los mercados más importantes de Europa en los que aún no tenía presencia.

Para el Grupo español, la adquisición supone poder “acceder a más recursos para acelerar el desarrollo de nuestro proyecto en España”. GES mantiene su identidad y autonomía y la continuidad del equipo gestor liderado por Ricard Vilella desde hace doce años. Dicha “autonomía en la gestión y toma de decisiones”, conservar las marcas Electrostocks, Kilovatio y Fluidstocks y su estrategia de crecimiento, así como su sede central en Sant Cugat son algunos de los factores clave considerados por el grupo. Igualmente, lo que desde Electro Stocks definen como “un futuro claro y estable, en el marco de un gran socio industrial en el largo plazo”. GES será la empresa de distribución de material eléctrico y fontanería del grupo en España y afronta el reto de la nueva etapa “con ilusión, llena de nuevas oportunidades”.